La Junta realiza controles en la Sierra para la mosca del olivo

Sin temor a plagas. Técnicos de la Administración regional colocan trampas en los olivares de las localidades de Sotoserrano, Lagunilla y Valdelageve para evitar una posible extensión en el futuro
CHEMA DÍEZ

El nivel de plagas durante esta campaña en la provincia de Salamanca se mantiene en unos parámetros bastante bajos y por el momento, la Junta tan sólo realiza controles en la zona de la Sierra de Francia para tratar la mosca del olivo.

Así, un grupo de técnicos de la Administración regional se encuentra colocando diferentes trampas para el control de esta plaga que afecta a los olivares en localidades como Lagunilla, Sotoserrano y Valdelageve, pero por el momento no se teme por una expansión de esta enfermedad.

Por supuesto, este hecho no quiere decir que no aparezcan nuevos problemas, para lo que la Administración está realizando las pertinentes actuaciones en las zonas con más riesgo de la provincia de Salamanca, no sólo en el olivo.

No obstante, y con el cultivo de los cereales, no existe temor por el momento a ninguna plaga y el sector atraviesa una época tranquila y sosegada, beneficiado entre otras cosas, por las bajas temperaturas y las lluvias que tuvieron lugar hasta el mes de julio, que han frenado las plagas aunque no fueran positivas para la cosecha de cereales ni la de lenteja.

Por tanto, la valoración por parte de la Junta de Castilla y León es “positiva” por el momento, pero siempre con la vista puesta en la posible aparición de plagas como la langosta, la nefasia, el tronchaespigas, el gusano cabezudo o la propia mosca del olivo.

Hongo en el trigo
Por otra parte, los agricultores de la provincia de Salamanca han notado como un hongo ha afectado al correcto desarrollo del trigo durante esta campaña, aspecto que ha provocado una disminución en la producción porque muchas de las plagas se encuentran vacías y negras. Este hongo apareció como consecuencia de las excesivas precipitaciones de los meses pasados y se ha desarrollado más en este cereal por la capacidad del mismo para guardar la humedad y contraer este tipo de hongo.

La langosta da una tregua
Una de las plagas que más incidencia negativa ha ejercido sobre los campos salmantinos es la langosta, que hace seis años provocó el caos entre los agricultores debido a su abundante presencia en los cultivos.

Es más, durante en mes de mayo del pasado ejercicio 2009 se realizaron varias prospecciones primaverales a la espera de posibles avistamientos, y se iniciaron tratamientos preventivos en localidades como Fuenteliante y Olmedo de Camaces. Pero el tratamiento fue totalmente preventivo porque no se detectó una plaga como tal como en años anteriores.

Por tanto, los campos de la provincia salmantina atraviesan por una época de menos actividad de las plagas y se han beneficiado de las bajas temperaturas y las abundantes precipitaciones de meses anteriores que han frenado su crecimiento. No obstante, desde la Administración siguen trabajando para frenar cualquier posible avance.