La Junta programa medio centenar de inspecciones a comercios salmantinos en rebajas

Rebajas en Madrid

La Consejería de Economía y Hacienda ha previsto inicialmente más 300 visitas de inspección a establecimientos de comercio de la Comunidad, con el fin de garantizar la protección de los derechos de los consumidores y usuarios.

Coincidiendo con el desarrollo de la tradicional campaña de rebajas de invierno, que se extenderá desde el jueves, 7 de enero, hasta el próximo 29 de febrero, y a fin de garantizar la protección de los derechos de los consumidores y usuarios, la Consejería de Economía y Hacienda realizará 315 visitas de inspección a los comercio de la Comunidad. La sección de Consumo de Salamanca ya tiene previstas de inicio visitas en 40 comercios, aunque podría haber más.

 

En Ávila, se han planificado 20; en Burgos, 40; en León, 55; en Palencia 20; en Segovia, 20; en Soria, diez; en Valladolid, 80; y en Zamora 30.

 

Según informa el Ejecutivo autonómico, la campaña de intensificación del control busca reforzar la vigilancia sobre los comercios que venden sus productos a precios inferiores a los ordinarios con motivo de los habituales descuentos de invierno "y también sobre la mercancía ofertada para verificar el mantenimiento de su calidad".

 

"El cometido de los servicios de inspección es comprobar y asegurar el cumplimiento de la normativa de protección de los consumidores", destacan las mismas fuentes antes de añadir que las actuaciones consideradas de especial interés se orientan hacia bienes que usualmente en estas fechas concentran una mayor demanda, tanto en productos industriales como alimenticios.

 

En el primer capítulo se incluyen artículos de perfumería y cosmética; aparatos electrónicos tales como reproductores de MP3 y MP4, tabletas o libros digitales; ordenadores, teléfonos móviles y cámaras fotográficas; electrodomésticos; juguetes, extremando la vigilancia sobre los dirigidos a menores de 14 años; confección y prendas de vestir; zapatería; material para deporte; marroquinería y artículos de viaje; textiles para el hogar, menaje y muebles y decoración.

 

Los controles en alimentación se centran en productos típicos del calendario navideño como, por ejemplo, los turrones o mazapanes, que los comerciantes no han vendido en las fechas anteriores al inicio de esta campaña que pone en marcha la Junta. En todo caso, las labores de inspección se aplican simultáneamente a otros bienes de consumo ordinario y generalizado.

 

En total, se han previsto 315 visitas, que una vez dentro del establecimiento dan lugar a numerosas actuaciones de los inspectores. Cabe precisar, además, que se trata de un número mínimo de controles a ejecutar en cada provincia, conforme a una programación que puede ser ampliada durante las más de siete semanas de campaña.

 

Las tareas de inspección se ajustan a un procedimiento previamente estipulado: en primer lugar, se vigilan los precios de venta de los artículos, tanto en el interior del comercio como en el escaparate, para comprobar que los bienes rebajados tienen marcados dos importes, el anterior al descuento y el vigente, una vez aplicada la reducción. En productos de alimentación, particularmente, se verifica que el anuncio de los precios por unidad de medida es correcto.

 

En segundo lugar, se examina que todos los productos llevan el etiquetado obligatorio y que, cuando es preceptivo, va acompañado de las instrucciones de uso y las advertencias de seguridad suficientes para que el consumidor pueda utilizarlos correctamente y sin riesgos. La tercera pauta de comprobación tiene que ver con la garantía de los bienes de naturaleza duradera, que el comerciante debe facilitar al consumidor según estipula la le

 

PUBLICIDAD Y FORMAS DE PAGO

 

Los controles se practican también sobre la publicidad, para revisar que la información ofrecida es veraz y no induce a error o fraude al consumidor, y en quinto lugar la inspección comprueba que los medios y formas de pago que el establecimiento venía admitiendo de manera habitual no se ven limitados o restringidos en la campaña de rebajas.

 

Por último, en las tiendas inspeccionadas se realiza un muestreo para cotejar que el comerciante dispone de la documentación acreditativa de la adquisición de los productos que tiene a la venta, por un lado, y que entrega al consumidor el justificante de compra al que tiene derecho en el momento de la transacción, por otro.

 

Realizados los controles por los inspectores y una vez identificados los cumplimientos e incumplimientos de los establecimientos así como de los productos inspeccionados, las secciones de Consumo provinciales deben adoptar las medidas correctoras y/o sancionadoras procedentes.