La Junta previene a los ciudadanos para evitar riesgos durante el verano

Agua embotellada.

El delegado territorial, Bienvenido Mena, ha detallado las actuaciones con carácter preventivo que la Junta va a llevar a cabo en materia de Salud Pública durante los meses de verano y que conforman el ‘Plan Estival 2016’.

El delegado territorial de la Junta de Castilla y León en Salamanca, Bienvenido Mena, acompañado por la jefa del Servicio Territorial de Sanidad y gerente de Salud de Área, Manuela Plaza, ha detallado esta mañana las actuaciones con carácter preventivo que la Junta va a llevar a cabo en materia de Salud Pública durante los meses de verano y que conforman el ‘Plan Estival 2016’.

 

Tal y como ha señalado Mena, estas actuaciones constituyen “una campaña de intensificación de actividades de vigilancia, control e inspección alimentaria y ambiental que viene desarrollándose a  lo largo de todo el año, pero en esta época  por el incremento de temperaturas hace aconsejable que se intensifiquen las medidas de protección con el objetivo de minimizar los riesgos y proteger la salud de los ciudadanos”.

 

El delegado territorial ha explicado que entre el 1 de junio y el 15 de septiembre se lleva a cabo un plan de actuaciones preventivas ante temperaturas altas. “Las previsiones de temperaturas altas y sus avisos se comunican con cinco días de antelación” ha recalcado Mena, quien ha señalado que el objetivo es que la población y el sistema sanitario pueda minimizar el impacto de olas de calor en la población especialmente susceptibles, como son las personas mayores, quienes padezcan una enfermedad crónica y los niños. Igualmente, deben ser especialmente cautas las personas que realicen trabajos físicos o deporte al aire libre cuando hay temperaturas elevadas y, ante cualquier duda, consultar a los profesionales sanitarios.

 

En este sentido, Mena ha recordado que el pasado año en Salamanca se notificaron a través del Servicio Territorial de Sanidad nueve casos de personas afectadas por el calor, cinco hombres y cuatro mujeres, de las cuales tres requirieron ingreso hospitalario, pero que, afortunadamente, no tuvieron desenlace fatal.

 

Del mismo modo, ha recalcado que “para protegerse, hay que evitar salir de casa en las horas centrales del día, beber líquidos aunque no se tenga sed, evitar las comidas copiosas, descansar con frecuencia a la sombra, usar ropa de tejidos naturales y ligera, gafas de sol y cremas protectoras” y ha señalado que en el portal de Sanidad de la Junta de Castilla y León, concretamente en el apartado destinado a los ciudadanos, http://www.saludcastillayleon.es/ciudadanos/es se ofrece información y consejos sobre cómo prevenir y cómo actuar ante un golpe de calor.

 

Plan de actuaciones preventivas de toxi-infecciones alimentarias

 

En cuanto a las actuaciones que pone en marcha la Junta para evitar toxi-infecciones alimentarias el delegado ha insistido en que, aunque el 'riesgo 0' no existe, se puede limitar enormemente posibilidades de verse afectado si se extreman las precauciones y se siguen las buenas prácticas tanto en establecimientos públicos como en los propios hogares.

 

En este sentido, se ha referido a los principios elementales de seguridad alimentaria que hay que tener presentes a la hora de preparar las comidas que son utilizar siempre agua potable, usar materias primarias acreditadas sanitariamente, mantener los alimentos fuera del alcance de insectos y roedores, separar los alimentos crudos de los cocinados, mantener la higiene de los manipuladores  y la limpieza de superficies, cocinar correctamente los alimentos y mantener su temperatura, consumir los alimentos una vez cocinados o recalentados y no consumir  alimentos perecederos  expuestos a temperatura ambiente.

 

Cabe recordar que en 2015, en la provincia de Salamanca se notificaron 11 brotes, ocho de ellos en Salamanca capital y los otros tres en otras localidades. En ellos resultaron afectadas 145 personas, sin que ninguna tuviera que ser hospitalizada. De ellos, diez fueron provocados por salmonella, y uno fue de origen desconocido. En cuanto al lugar en el que se produjeron, seis fueron en restaurantes, cuatro en domicilios y uno en un convento  “Hemos detectado que tiende a disminuir el número de brotes de toxiinfecciones en establecimientos de restauración frente a los brotes en domicilios” ha subrayado el delegado.

 

Mena también se ha referido a las actuaciones que lleva a cabo la Junta durante los meses de verano debido al incremento de actividades al  aire libre. “En este sentido, actuamos en el control sanitario de los campamentos, de los que en 2015 se autorizaron 57 actividades; y también en el Plan de control sanitario de las aguas de recreo: piscinas de uso público y zonas de agua de baño”, ha concretado el delegado territorial, quien también ha detallado que en la provincia hay 155 piscinas de uso público censadas y que “nuestros farmacéuticos han realizado 530 inspecciones sanitarias en piscinas”.

 

“En la provincia solamente tenemos una zona de baño autorizada, que como saben, está en la localidad de Puente del Congosto” ha recordado Mena y ha señalado que en loa región, la Junta tiene autorizadas para este verano 27 zonas de baño.

 

Plan de prevención de la legionelosis en Castilla y León

 

El delegado territorial de Salamanca ha hecho hincapié en el  Plan de prevención de la legionelosis en Castilla y León que desarrolla anualmente la Junta con el objetivo de prevenir la aparición de la legionelosis que, en su manifestación típica como neumonía, puede presentar casos esporádicos o en forma de brotes afectando mayoritariamente a personas de edad avanzada, con enfermedades respiratorias crónicas y fumadoras. En 2015 se detectaron en Salamanca  19 casos, de los que 14 correspondieron a un brote y los otros cinco se trataron de casos esporádicos.

 

Mena ha explicado que para prevenir esta enfermedad, la Dirección General de Salud Pública cuenta con un censo de instalaciones de mayor peligro, como son torres de refrigeración, condensadores evaporativos e instalaciones similares. Además, tal y como ha recalcado, desde Salud Pública se informa y se recuerda de la importancia del auto-cuidado, tanto en las actividades al aire libre, como por la posible exposición a vectores animales o insectos. En cuanto a la exposición a vectores -es decir, mosquitos, garrapatas, otros insectos o mordeduras de animales-, hay que recordar la necesidad de vestir ropas adecuadas y usar repelentes. En el caso de las garrapatas, no se deben arrancar y hay que acudir al médico.

 

Plan de vacunaciones Internacionales

 

Por último, en el marco de las actuaciones en materia de Salud Pública durante los meses de verano, el delegado se ha referido al Plan de vacunaciones Internacionales y ha recordado que “en el Servicio Territorial de Sanidad contamos con un Centro de Vacunación Internacional donde se informa y se suministra a los viajeros aquellas vacunas obligatorias o recomendadas en países que las requieran”.

 

Tal y como ha detallado, entre el 1 de enero y el 31 de mayo de este año han sido atendidos 556 viajeros, con una media de edad de 37 años. Los destinos mayoritarios este año han sido Thailandia (13,3%) India (6,6%) Sudáfrica (5,9%) Perú (5,8%) y Brasil (5,4%). Los motivos del viaje, en su mayoría, han sido turísticos, pero también por visitas familiares, trabajo, cooperación o estudios. En el centro se han recomendado 1.154 vacunas y se han administrado directamente allí 700. Igualmente, se han recomendado a 244 viajeros quimioprofilaxis para el paludismo.