La Junta prevé un descenso del paro del 4,4% en 2014, para una tasa de desempleo del 21,5%

Herrera ha reconocido que en el segundo trimestre de 2013 se ha alcanzado un "altísimo" porcentaje del 21,2 por ciento, si bien ha aclarado que la media es cinco puntos inferior a la del resto del país.

La Junta de Castilla y León ha previsto una tasa de paro del 21,5 por ciento para el próximo año, un 4,4 por ciento menos que la media calculada para el conjunto del Estado (25,9 por ciento).

  

Según ha explicado el presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, con motivo de la presentación este lunes del proyecto de Presupuestos de la Comunidad para 2014, el desempleo será ligeramente inferior al de este año, que se ha situado finalmente en el 21,9 por ciento, tras una revisión de las cifras iniciales que dio el propio Herrera en la presentación de las cuentas de 2013 (19,9 por ciento).

  

Herrera, que no ha ocultado la "gravísima situación" que supone el paro en Castilla y León con un 2012 "especialmente duro" en el que se alcanzó ya la tasa del 19,7 por ciento, ha reconocido que en el segundo trimestre de 2013 se ha alcanzado un "altísimo" porcentaje del 21,2 por ciento, si bien ha aclarado que la media es cinco puntos inferior a la del resto del país, tendencia que se mantendrá en el futuro, según sus estimaciones.

  

En este punto se ha atrevido a "aventurar sin demasiado riesgo" que el paro también caerá en el tercer trimestre de 2013 por causas puramente estacionales por lo que no ha descartado un repunte en el cuarto trimestre del presente ejercicio.

  

Dicho esto, ha considerado que 2013 concluirá en términos económicos y de empleo de una manera "mucho menos desfavorable" que en 2012, cuando la crisis "golpeó de lleno" como consecuencia de una "recesión más grave de lo previsto". En este sentido, ha apelado a la prudencia y ha apuntado a una "incipiente recuperación" de la economía en 2014 que permitirá que no se destruya más empleo en Castilla y León y, al menos, se pueda mantener este índice.

  

Herrera ha aprovechado la ocasión también para matizar el cuadro macroeconómico de los presupuestos de 2013 que han pasado de una evolución del PIB del -0,9 por ciento a un -1,1 por ciento, lo que ha aumentado esa previsión de desempleo (del 19,9 por ciento inicial al 21,9 por ciento corregido ahora), a lo que se suma la flexibilización del objetivo del déficit para 2013 (-0,7 por ciento antes, -1,27 por ciento ahora).

  

Por su parte, el Proyecto de Ley de Presupuestos Generales de Castilla y León para el año 2014, que ha sido aprobado este lunes en sesión extraordinaria del Consejo de Gobierno, contempla un crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) del 0,7 por ciento, al igual que en el resto del país, aunque por debajo de lo previsto para la zona-Euro (1,2) y la UE-27 (1,4).

  

Herrera ha reconocido que las líneas macroeconómicas de estas cuentas regionales se enmarcan en un momento de seis años consecutivos de profunda crisis económica a los que se ha sumado una nueva recesión iniciada en 2012, si bien ha apuntado a una "tímida" recuperación de la economía aunque ha preferido no echar las campanas al vuelo hasta que ese crecimiento se traduzca en creación de empleo.

  

El presidente de la Junta, que ha mezclado dosis de realismo y de esperanza en el devenir de 2014, ha apostado en todo caso por la "recidumbre" de un político de Castilla y León que prefiere quedarse con ese pronóstico realista frente a los de otras instituciones e, incluso, otros compañeros de partido.

  

En este sentido y en tono irónico, ha comparado la constatación de la evolución de la economía con los matrimonios para lo que hay que esperar a que la pareja esté en el altar. "El realismo es sano y más en estos momentos en los que hay que cerrar filas con la institución monárquica", ha sentenciado.

  

Las últimas cifras del escenario macroeconómico sobre el que se asienta este proyecto de presupuestos es el déficit público, con un -1,00 por ciento sobre el PIB en caso de Castilla y León, inferior tanto a la media nacional (-5,8) como a la previsión para la zona-Euro (-2,8) y la UE-27 (-3,2).