La Junta prevé que en 2016 se implante la receta electrónica en todos los centros de salud de Salamanca

Cantalapiedra es el primer centro donde se puede recetar de manera electrónica

Unos 2.000 salmantinos de la zona básica de salud de Cantalapiedra son los primeros de la provincia en poder recibir la receta electrónica que la Consejería de Sanidad prevé ir ampliando a otras zonas para que a lo largo del 2016 esté en servicio en toda la provincia

La gerente de Salud de Área, Manuela Plaza, explicó que la zona básica de salud de Cantalapiedra es la primera de la provincia donde se implanta la receta electrónica. Seguidamente se aplicará en las zonas básicas como las de Pedrosillo el Ralo y Villoria, para poco a poco ampliarse a otras zonas terminando en la capital durante el 2016. 

 

El gerente del Atención Primaria, Bienvenido Arriba, comentó que “el objetivo es mejorar la accesibilidad, la calidad y la seguridad tanto en la atención sanitaria como en la prestación farmacéutica”. Arriba explicó que de esta manera se pretende “sustituir la receta de papel por un registro en una base de datos en un avance más de la historia clínica electrónica unificada”. 

 

Bienvenido comentó que “se reduce el tiempo de gestión de recetas tanto en los centros de salud como las oficinas de farmacia, mejorando la seguridad en el uso de medicamento y favoreciendo la actuación y papel del farmacéutico como agente sanitario”. “Tiene ventajas en la prescripción, dispensación y para el paciente” comentó Arriba quien detalló que “en la prescripción nos proporciona información clínica, previniendo errores, reduciendo la frecuencia con la que acuden los pacientes al médico, mejorando el seguimiento del tratamiento, y la comunicación fluida entre médicos de familia como profesionales farmacéuticos. Además, disminuye los errores a la hora de leer las recetas por parte de los farmacéuticos, compartiendo datos entre médicos y farmacéuticos, facilitando la comunicación. Y el paciente va a tener una hoja de medicación con las pautas”.

 

El presidente del Colegio oficial de farmacéuticos de Salamanca, Carlos García Pérez-Teijón, explicó que los pacientes acudirán con su tarjeta de la Seguridad Social al médico tal y como hacen ahora, y el médico le recetará a través de esa tarjeta que después el farmacéutico pasará por un lector en su ordenador donde sabrá que medicamentos debe dispensar. El paciente obtendrá en su consulta médica una hoja con información de su tratamiento.

 

García Pérez-Teijon deseó que “dentro de la receta electrónica esté también los medicamentos que no necesitan prescripción y ojalá también estén las recetas privadas, en un avance muy grande”.