La Junta pide al Estado una solución alternativa a los 180 despidos en Tragsa

La vicepresidenta de la Junta y consejera de Empleo, Rosa Valdeón. TRIBUNA

La Junta se dirige por carta a la administración central y le expresa su preocupación por la situación de los trabajadores afectados por el ERE en Castilla y León. La vicepresidenta Rosa Valdeón pide una solución que evite los despidos.

La Junta ha trasladado el interés de la Comunidad por el mantenimiento de la actividad empresarial, así como la preocupación sobre la situación laboral que afecta a más de 180 trabajadores de Tragsa en Castilla y LeónDesde que se ha tenido conocimiento de esta situación laboral que afecta a trabajadores de Tragsa se ha mantenido contacto permanente con los representantes sociales, el último, el pasado viernes 8 de enero, en el que Rosa Valdeón mantuvo una reunión en la Consejería de Empleo con los representantes de los trabajadores de Tragsa y Tragsatec, para analizar la situación del personal afectado por el ERE de la empresa.

 

La Junta tiene especial interés en el mantenimiento de los puestos de trabajo y por tanto considera necesario retomar el diálogo, a la mayor brevedad posible, para encontrar soluciones que eviten el conflicto laboral y permita alternativas a los despidos. Esta petición al Ministerio se produce en el contexto actual en el que las causas económicas y productivas que en su momento justificaron la medida de la empresa pueden ser ahora distintas.

 

Tragsa ha iniciado un expediente de regulación de empleo de aplicación en todo el territorio nacional. Dado el nivel de actividad que desarrolla la empresa en la Comunidad, Castilla y León sería una de las más afectadas por el despido de trabajadores. La Junta ha valorado positivamente y reconoce la labor desempeñada por los trabajadores, que han desempeñado una actividad profesional eficaz y han resuelto situaciones complejas de forma satisfactoria. Además, en la carta remitida al Ministerio se traslada la necesidad de mantener la calidad de los servicios desempeñados asociada al mantenimiento de puestos de trabajo que son necesarios para lograr una estabilidad en el empleo que permita fijar población en las áreas rurales. 

 

Castilla y León tiene una seria implicación en el desarrollo rural a través de todo tipo de actuaciones, obras y prestación de servicios en los sectores agrícola, ganadero y forestal que ha supuesto, durante el año 2015, un importe cercano a los 50 millones de euros en trabajos desarrollados por Tragsa.