La Junta no podrá multar a la Nochevieja Universitaria por la proyección en la Plaza Mayor

Proyección de publicidad en la Plaza Mayor en la última Nochevieja Universitaria.

La Junta de Castilla y León ha respondido en Cortes que no es de su competencia y el expediente queda en manos del Ayuntamiento. El Consistorio ya sancionó por usar la plaza para proyectar un anuncio y esperaba que la Junta multara por la promoción del consumo de alcohol.

La Junta de Castilla y León ha descartado sancionar a la empresa organizadora de la Nochevieja Universitaria por la promoción del consumo de bebidas alcohólicas que hizo durante la última edición de la fiesta. El motivo, según una respuesta en Cortes, que no es competente para sancionar estas acciones, una decisión con la que ahora la 'pelota' está en el campo del Ayuntamiento de Salamanca, que en su día trasladó a la administración regional uno de los dos expedientes abiertos a la empresa promotora tras los hechos de la última edición.

 

La última Nochevieja Universitaria reunió a más de 40.000 jóvenes en la Plaza Mayor para una fiesta que ha gozado del favor de las instituciones en los últimos años. Sin embargo, esa harmonía se puede romper porque la celebración terminó con la apertura de un expediente sancionador por parte del Ayuntamiento de Salamanca. El motivo fue que, durante buena parte de la noche, la organización proyectó un anuncio de una conocida marca de ron, patrocinadora del evento, sobre los lienzos de la Plaza Mayor. La proyección se llevó a cabo a pesar de que, según el Ayuntamiento, la empresa había sido advertida de que no podía hacerlo.

 

Tras constatar el hecho, el Consistorio anunció pasados pocos minutos de las doce de la noche de aquella jornada que abriría un expediente por dos infracciones: la proyección de publicidad en un Bien de Interés Cultural como la Plaza Mayor y la promoción del consumo de bebidas alcohólicas.

 

La primera multa se ha tramitado en el Ayuntamiento y, según el desarrollo del expediente, se ha zanjado con una propuesta de multa de 3.000 euros tras un proceso tortuoso, ya que el Ayuntamiento tuvo problemas para comunicar el expediente a la empresa organizadora. Sobre la segunda infracción, la comisión de Policía del Ayuntamiento decidió a principios de año trasladar el expediente a la Junta de Castilla y León por entender que era la competente para multar. El motivo es que existe una ley regional de prevención de las drogodependencias, que es el instrumento que usa la administración regional para combatir el consumo abusivo de alcohol, especialmente entre el colectivo joven.

 

Sin embargo, en una respuesta en Cortes la Junta se declara icompetente para multar la promoción que la Nochevieja Universitaria hizo del consumo de alcohol con esta proyección pública ante los 40.000 asistentes, la mayoría, jóvenes. Tras los hechos, el procurador socialista Fernando Pablos planteó la cuestión y ahora ha llegado la respuesta en la que la consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Milagros Marcos, asegura que su consejería no es competente para multar.

 

La explicación de la consejería se apoya en el artículo 53 de la ley, que establece el régimen sancionador, pero no aporta más datos. La citada norma, que data de 1994 y que fue actualizada en 2007, especifica que será sancionable "la exhibición de publicidad directa o indirecta de bebidas alcohólicas en lugares en los que está prohibido", una definición que entra directamente en la proyección realizada en la Nochevieja Universitaria. Sin embargo, se aclara que la acción sancionadora será competencia del alcalde del municipio cuando se trate de una infracción calificada como leve o grave, y se incluye el supuesto de la exhibición de publicidad en lugares prohibidos; solo si la acción se hubiera producido en dependencias de titularidad de la Junta hubiera sido su competencia.

 

Así que ahora solo le queda al Ayuntamiento de Salamanca tomar la responsabilidad de la sanción y llevar adelante el expediente. En su propia ordenanza, el Consistorio incluye como infracción la promoción del consumo de bebidas alcohólicas en diversas circunstancias, aunque ninguna se ajusta exactamente a lo ocurrido en la última edición de la fiesta; eso sí, se establece claramente que la exhibición o publicidad directa o indirecta de bebidas alcohólicas en lugares donde está prohibido se considera infracción grave, y la proyección fue expresamente prohibida por el Ayuntamiento a los organizadores. La multa sería de entre 600 y 10.000 euros