La Junta mantiene la alerta por incendios hasta el próximo día 13 de octubre

La Junta ha ampliado hasta el día 13 de octubre la declaración de peligro medio de incendios forestales, dos semanas después de terminada la temporada de alto riesgo. Mantiene el despliegue de medios, la alerta a la población y algunas recomendaciones.

La Consejería de Fomento y Medio Ambiente ha decidido mantener la declaración de peligro medio de incendios forestales hasta el 13 de octubre debido a la persistencia de una situación meteorológica de sequía y altas temperaturas. La Junta de Castilla y León mantiene un despliegue de su operativo adaptado a este riesgo, compuesto por gran parte de sus recursos humanos y materiales de lucha contra incendios forestales.

 

Los análisis permanentes de las condiciones meteorológicas de cara al riesgo de incendios forestales que realiza la Junta de Castilla y León han aconsejado mantener la consideración de época de peligro medio de incendios forestales hasta el próximo 13 de octubre y ampliar así la primera declaración estimada hasta el día 6, una vez finalizada la  época de peligro alto el 30 de septiembre de 2016.

 

La ausencia de precipitaciones desde junio; las temperaturas muy superiores a las normales  en verano y principio de otoño; el agostamiento de la vegetación herbácea en pie y el estrés hídrico de la vegetación leñosa provocan una situación de riesgo de incendios forestales elevado en toda la Comunidad, que se mantendrá hasta que entre alguna borrasca que favorezca el rebrote otoñal y ayude a aplastar la vegetación herbácea seca.

 

Aunque en esta época el riesgo es menor porque las temperaturas son más suaves, los días más cortos y la humedad relativa más alta, en las horas centrales del día la probabilidad de ignición y el riesgo de propagación de incendios forestales puede ser elevado, ya que la vegetación herbácea con tan poca humedad arde con velocidades altas con un poco de viento y puede propagarse al resto de vegetación arbustiva o arbórea. Las previsiones actuales indican que hacia el fin de semana las temperaturas diurnas bajarán y a mediados de la semana que viene podrá entrar la primera borrasca que cambie la actual situación de sequía, disminuyendo el riesgo de incendios forestales.

 

El Operativo de Castilla y León mantiene un dimensionamiento adecuado para el riesgo previsible en las próximas jornadas y mantiene activados una parte importante de sus recursos personales y de sus medios materiales de extinción adecuados al riesgo previsto.

 

Esta activación y movilización se renueva semanalmente en esta época del año, pues en otoño las condiciones pueden cambiar radicalmente en poco tiempo y variar rápidamente la situación de riesgo. Las  previsiones actuales parecen indicar que la siguiente semana de octubre variarán las condiciones meteorológicas por la entrada de la primera borrasca.

 

 

Se mantiene la alerta a la población y se pide extremar la prudencia

 

Ante esta situación, el Operativo de la Junta Castilla y León alerta a la población del riesgo existente actualmente y recomienda que se extreme la precaución en las labores estacionales  que se realizan al aire libre en estas épocas del año, recomendando especial prudencia en las horas centrales del día y los días de viento. Además recuerda que, en el disfrute del contacto con la naturaleza aprovechando la bonanza meteorológica de estos días, se extremen las medidas de precaución para evitar, con sus acciones, provocar un incendio forestal y solicita que ante cualquier avistamiento de humo se comunique rápidamente al 112.