La Junta invirtió 2,3 millones en el Parque Arribes el pasado año

Distribución. La inversión se reparte al 50 por ciento entre las zonas de Salamanca y Zamora. Fauna. El águila perdicera centra el interés con 12 parejas, instalando junto a uno de los nidos una cámara
MIGUEL CORRAL
La Consejería de Medio Ambiente de la Junta invirtió el año pasado en el Parque Natural Arribes 2.359.911 euros, cifra que se reparte en un 50% entre las zonas de las provincias de Zamora y Salamanca afectadas por las 106.000 hectáreas que componen este espacio protegido. En lo que respecta a la provincia salmantina, las obras de ampliación de la Casa del Parque, en Sobradillo, recibieron con cargo a esta anualidad un total de 201.140 euros. También, en el apartado de Uso Público, para actuaciones de restauración, mantenimiento e interpretación, se invirtieron en esta parte del Parque 189.807 euros. Además, la gestión de la Casa del Parque necesitó de 93.366 euros para su funcionamiento.

En cuanto a ayudas a entidades locales, las cuantías a los municipios integrados en las Zonas de Influencia Socieconómica alcanzaron en 2010 334.071 euros, además de otros 72.518 euros para mejoras del entorno rural.

Un apartado importante en el anterior ejercicio fue el programa para la eficiencia energética promovido por la Fundación Patrimonio Natural en los municipios del espacio protegido, ayuda que alcanzó los 157.740 euros y de la se beneficiaron 14 municipios salmantinos a razón de 10.000 euros cada uno excepto Villarino e Hinojosa, que recibieron 20.000 euros cada uno; Pereña, 16.000; La Fregeneda, 14.000; y Saucelle, 12.000 euros.

Este programa se incluye en el convenio de colaboración para la definición y puesta en práctica de las actuaciones contempladas en el Plan de Acción de la Estrategia de Ahorro y Eficiencia Energética y que en el caso de lo ejecutado en 2010, corresponde a la segunda fase.

Un apartado destacado del presupuesto destinado al Parque Arribes es el del seguimiento de especies prioritarias, lugar donde el águila perdicera centra la mayor parte de la atención por ser una de las rapaces ibéricas que mayor regresión ha sufrido en los últimos años. El presupuesto destinado al seguimiento de especies fue de 175.274 euros.

Incluido en el Plan de Conservación del Águila Perdicera correspondiente al convenio de cuatro años firmado en 2008 entre la Fundación Patrimonio Natural y la Fundación Tierra Ibérica, las actuaciones llevadas a cabo en 2010, también en colaboración con el Parque Natural Douro Internacional, al aporte suplementario de presas para diez parejas de águila perdicera, lo que ha garantizado la reproducción en ocho de estas.

Del mismo modo, se ha llegado a un acuerdo con los cotos de caza de Aldeadávila, Masueco y Sobradillo para la repoblación de conejos, desbroces y siembras en zonas cercanas a los lugares donde se encuentran algunas de estas parejas.

Como sucede con las obras de adecuación del entorno rural, la mayoría de estas actuaciones desaparecerán en los próximos ejercicios por la reducción presupuestaria que aplica la Junta a la Consejería de Medio Ambiente. Esta cuestión fue objeto de duras críticas por parte de algunos alcaldes en la asamblea de la Junta Rectora celebrada el lunes en Sobradillo y de la cual informó ayer este diario.