La Junta invierte más de 38 millones de euros para la modernización de regadíos en Salamanca, Soria y Valladolid

El Consejo de Gobierno ha aprobado los convenios de colaboración entre la Consejería de Agricultura y Ganadería, la Sociedad Estatal de Infraestructuras Agrarias (SEIASA) y las comunidades de regantes.

El Consejo de Gobierno ha aprobado hoy la firma de los convenios de colaboración entre la Junta de Castilla y León y Seiasa con las comunidades de regantes de Canal de Zorita, Canal de Pollos y Canal de la Vega de Castronuño. Las actuaciones en estas zonas consistirán en la transformación del riego por gravedad en riego por aspersión a la demanda. En concreto, se pondrán en marcha las instalaciones de bombeo y regulación necesarias y se instalará la red de distribución de riego.

 

En el Canal de Zorita, con una inversión total de 4,7 millones de euros, se van a modernizar las 450 hectáreas que componen la comunidad de regantes. En ellas desarrollan sus tareas agrícolas 266 agricultores de los municipios salmantinos de Almenara de Tormes, Juzbado y Valverdón.

 

En el Canal de Pollos se va a actuar sobre el total de la superficie comprendida, 1.272 hectáreas. De estas obras se beneficiarán 254 regantes de los municipios vallisoletanos de Pollos y Tordesillas. La inversión en esta zona ascenderá a 14 millones de euros.

 

En el Canal de la Vega de Castronuño, que comprende el municipio de Castronuño, en Valladolid, se intervendrá, gracias a los convenios aprobados hoy por el Consejo de Gobierno, en el total de la superficie de la comunidad de regantes, 391 hectáreas, en las que trabajan 197 agricultores. El presupuesto para esta modernización alcanzará los 4,7 millones de euros.

 

Canal de Almazán

El Consejo de Gobierno también ha aprobado el convenio de colaboración entre la Junta de Castilla y León y SEIASA con la comunidad de regantes de Canal de Almazán, en Soria. Las obras en esta zona consistirán, una vez se ha realizado la primera fase de la modernización y el proyecto de reconcentración, en la construcción de una red de tuberías y sus correspondientes hidrantes, de forma que permita completar el uso de las infraestructuras de modernización construidas.

 

Las actuaciones a desarrollar en el Canal de Almazán afectarán a las 5.500 hectáreas que lo componen y se beneficiarán 989 regantes de los municipios de Cubo de la Solana, Borjabad, Viana de Duero, Coscurita, Almazán, Frechilla de Almazán, Barca, Matamala de Almazán y Velamazán. La inversión en el Canal de Almazán será de 14,7 millones de euros.

 

La Junta de Castilla y León, SEIASA y la comunidad de regantes ya han invertido 43,8 millones de euros para la primera fase de las obras de modernización del regadío del Canal de Almazán. Esta actuación ha consistido en la implantación de un regadío basado en la distribución de agua a presión hasta las fincas, con consumos controlados mediante la instalación de contadores. En concreto se han sustituido las antiguas acequias por tuberías enterradas, así como las viejas tajaderas para el riego por inundación por válvulas con contadores para el riego a presión.

 

Las actuaciones han consistido en las obras necesarias para la toma de agua del Canal, la construcción de dos balsas de regulación de 64.500 m3, la construcción de tres estaciones de bombeo, y la instalación de las redes de tubería principales y algunos hidrantes que han permitido usar esta modernización.

 

Además de la segunda fase de modernización de regadío, cuyo convenio se ha aprobado hoy por el Consejo de Gobierno, la Consejería de Agricultura y Ganadería está tramitando un Plan de Mejoras Territoriales y Obras que contiene las infraestructuras de la concentración parcelaria para el Canal de Almazán, y que supondrá unas inversiones del Gobierno autonómico de 3.003.252 euros.

 

Beneficios de la modernización

La modernización de los regadíos permitirá incrementar la rentabilidad y la competitividad de las explotaciones agrícolas de estas zonas al permitir diversificar los cultivos y al reducirse los costes de producción. Se calcula que una zona modernizada ahorra en energía un 50/60 % y un 30/40 % en agua.

 

El regadío, dada su relevancia, es una de las prioridades en materia de inversión para la Junta de Castilla y León como lo demuestra que la Comunidad, con más de 500.000 hectáreas de regadío, se sitúa entre las tres comunidades autónomas de España con mayor superficie. En concreto el riego por aspersión se utiliza ya en más de la mitad de la superficie regada.

 

En todos estos proyectos el Gobierno autonómico aporta el 26 % de las inversiones previstas; y recibe de fondos europeos para el desarrollo rural (FEADER) cerca de un 10 %. Del 74 % restante, las Comunidades de Regantes aportan el 24% al inicio de las obras, y del 50 %, que adelanta SEIASA, recibirá también fondos europeos por aproximadamente un 23 % y el resto lo retornarán también los regantes en los años 26 a 50 desde que la obra se ponga en explotación.

 

En la redacción de todos estos proyectos se tendrá en cuenta el ahorro de agua, por lo que se incorporarán los mecanismos técnicos necesarios para una eficiente gestión del recurso, y además se procurará la conservación y mejora de la flora y fauna de la zona de actuación.

 

Además, todas las comunidades de regantes involucradas se comprometen a aceptar y recibir las obras ejecutadas por la Consejería de Agricultura y Ganadería, a su mantenimiento y conservación y a poner a disposición del Gobierno autonómico los terrenos necesarios para su ejecución.