La Junta inicia los trámites para el abono de los daños producidos por el lobo a los ganaderos

Ovejas afectadas por un ataque de lobo.

La administración regional afirma también que solo se hará cargo de los daños del lobo y no de los de perros silvestres.

La Junta de Castilla y León modificará la actual normativa a fin de agilizar los trámites de petición de responsabilidad patrimonial por los daños causados por los lobos al sur del río Duero.

  

Así lo ha adelantado el consejero de Fomento y Medio Ambiente, Antonio Silván, quien se ha reunido con los representantes de las asociaciones profesionales agrarias (OPA) antes de señalar, en declaraciones a los medios, que la Junta "respeta y acata" la decisión del Tribunal Supremo que atribuye a la administración la responsabilidad patrimonial por daños de lobos al sur del Duero.

  

En este sentido y tras aclarar que se refiere únicamente a daños producidos por lobos y no por perros asilvestrados, el consejero ha asegurado que su departamento trabaja ya en el cambio de normativa que permita agilizar el trámite de responsabilidad patrimonial, punto en el que ha recalcado que se trata de un "proceso largo" que puede tener una resolución "positiva o negativa".

  

Tras señalar que, precisamente por esto, la Junta optó siempre por los seguros, que no suponían una carga para el ganadero y conllevaba el pago "ágil" de la indemnización, el consejero ha afirmado que la sentencia se contempla en el futuro Plan del Lobo.

  

Silván ha explicado ante los medios de comunicación los puntos traslados a las OPA en una reunión "práctica, productiva y de avance" en la que las dos partes buscan la compatibilidad de la protección del lobo con la seguridad de la cabaña ganadera.

  

La primera de las medidas tiene que ver con la revisión del Plan de Gestión y Conservación del Lobo, que se aprobará a finales de este año y que determinará "el marco de juego" en el que trabajar ya que busca la compatibilidad ya mencionada entre lobo y cabaña ganadera.

  

Asimismo, en el año 2014 estará ya disponible un nuevo censo poblacional del lobo en el que trabajan más de 600 personas mientras que, por otro lado, Silván se ha referido a la flexibilización del sistema de reparto de precintos al Norte del Duero a fin de dar más precintos que el cupo para tratar de alcanzarlo así como a la autorización "excepcional" para el control poblacional al Sur del Duero cuando haya daños.

  

La Consejería aprobará "en breves fechas", en colaboración con la de Agricultura y Ganadería, la normativa que regule la alimentación de determinadas especies necrófagas de fauna silvestre en muladares y, además, se llevarán a cabo trabajos con los grupos parlamentarios y el Gobierno a fin de pedir a la UE el cambio de la Directiva de Hábitat que establece la protección del lobo al Sur del Duero.

  

El consejero, quien ha adelantado que ya están en contacto con el Grupo Popular en el Senado, ha asegurado que la petición se centrará en modificar "cuanto antes" la directiva.

 

POSICIÓN DE LAS OPA

  

Tras la intervención del consejero, los representantes de las OPA han coincidido en aplaudir la inclusión en el Plan de la responsabilidad patrimonial de la Administración en el caso de daños causados por lobos al Sur del Duero y en destacar la necesidad de establecer herramientas de convivencia entre lobos y ganado.

  

Así, el presidente de Asaja, Donaciano Dujo, quien ha recordado que los daños anuales superan el 1,5 millones de euros fruto de los más de 1.800 ataques en toda la Comunidad, ha destacado la "urgencia" de la puesta en marcha de las medidas anunciadas por la Consejería, especialmente la tramitación de la responsabilidad patrimonial, que a su juicio debería de realizarse de manera "abreviada" para que el cobro sea "inmediato".

  

Por su parte, Julio López y Aurelio Pérez, de la Alianza por la Unidad del Campo, han asegurado que algunas de las medidas presentadas por Silván son "de adorno" y, por otro lado, han reclamado el cumplimiento de un cupo mayor para controlar la población, han aplaudido la decisión sobre los muladares y, además de pedir la agilización de la responsabilidad, han recordado que la administración tendría que hacer frente a los pagos correspondientes desde 2009, año en que vio la luz la primera sentencia.

  

"No vamos a permitir que se judicialice", ha advertido López, quien ha abogado por "ser garantista" mientras Pérez consideraba oportuno hablar "de especies protegidas en general" ya que hay otras como las avutardas que también están causando daños.

  

En último término Jesús Manuel González Palacín, de UCCL, ha calificado de "muy positivo" un encuentro en el que "se ha dejado claro" quién paga los daños al Norte y al Sur del Duero aunque ha apostado por establecer un calendario de reuniones técnicas que permitan ir evaluando lo que ocurre y en las que se aprueben medidas "más técnicas y concretas".

  

"No se puede convivir con tantos ataques", ha aseverado antes de aclarar el valor medioambiental de la ganadería extensiva, lo que hace que la compatibilidad de esta con la protección del lobo sea "tan importante".