La Junta inicia las obras de restauración del tejado de la iglesia de San Juan en Alba de Tormes

La intervención consistirá en reparar el soporte e impermeabilizar la cubierta, reponer la escalera de acceso a la torre y adecuar la accesibilidad del acceso principal a la iglesia por un coste total de 256.537 euros.

La Junta de Castilla y León, a través del Servicio Territorial de Cultura y Turismo de Salamanca, ha iniciado las obras de restauración de la iglesia de San Juan en Alba de Tormes, cuyo principal objetivo es reparar su tejado y que costarán un total de 256.537 euros.

 

Los trabajos, proyectados por Daniel González Tello y Pedro Cárdena y dirigidos por Luis Sanz, consistirán en el desmontaje del tejado y de las capas de soporte deterioradas; su reparación, impermeabilización y reposición; la recogida de aguas pluviales en el muro norte y la realización de una cámara para proteger de las humedades -atarjea bufa-, así como la reposición de la escalera de acceso a la torre y su cubierta; la modificación de la zona sur de la cubierta en su encuentro con la torre; y la adecuación a los criterios de accesibilidad del acceso principal de la iglesia en su portada sur. Con ello se conseguirá recuperar las condiciones de estanqueidad de la cubierta y la seguridad estructural de zonas que se encuentran arruinadas.

 

La iglesia de San Juan de Alba de Tormes tiene declaración de Bien de Interés Cultural desde el 24 de junio de 1993. Es uno de los mejores ejemplos del arte románico mudéjar de la provincia de Salamanca. Combina en su construcción la fábrica de piedra y ladrillo, aunque en general predomina este último. Actualmente mantiene los tres ábsides de la cabecera, cuyo máximo exponente son los ventanales, articulados al modo de románico pleno pero en ladrillo, aunque sólo se pueden apreciar externamente dos de los tres porque el occidental está tapiado por una construcción particular. Sobresale la convivencia del ladrillo con partes de piedra, en concreto, capiteles, canecillos y esquinas de refuerzo. Los citados capiteles representan animales de diferente condición. El más conocido es el que representa a dos demonios con cabeza común del que salen dos tallos de sus bocas.

 

En el interior sorprende su famoso Apostolado de piedra, en estilo románico bizantino, que preside la Capilla Mayor, donde aparecen Cristo y los apóstoles sentados en tallas de grandes dimensiones. Destacan además otras obras de arte de la imaginería sacra como un calvario del siglo XIII, el altar de Cristo atado a la columna, la tabla anónima hispano-flamenca de finales del siglo XV o principios del XVII que representa a la Virgen con el Niño coronada como Reina de los Cielos y adorados por Ángeles, o una deliciosa imagen de la Virgen con el Niño, escultura gótica del siglo XIV.