La Junta informa "favorablemente" del informe Medioambiental de la planta de Valcuevo

Hubo dos alegaciones presentadas, una por ecologistas y otra por Haciendas de España

La Delegación Territorial de la Junta de Castilla y León en Salamanca determina, a los solos efectos ambientales, "informar favorablemente el desarrollo del proyecto de la planta de biomasa que se ubicará en el término municipal de Valverdón, siempre y cuando se cumplan las condiciones que se establecen en esta Declaración, sin perjuicio del cumplimiento de otras normas vigentes que pudieran impedir o condicionar su realización".

Así se hizo público en el Boletín Oficial de Castilla y León (Bocyl) del 13 de marzo, en el que se señala además que la presente Declaración se refiere al Proyecto Básico de Construcción y explotación de planta de producción eléctrica a partir de biomasa en el término municipal de Valverdón, suscrito por D. Álvaro A. Durán Guillén, de septiembre del 2010, al Estudio de Impacto Ambiental del proyecto presentado, suscrito por Medio tec Consultores S. A., de octubre de 2010, y a la documentación complementaria que obra en el expediente de Evaluación de Impacto Ambiental.

Las parcelas de ubicación a la que se refiere esta Declaración son las parcelas 5.049 y 5.051 del polígono 501 del término municipal de Valverdón. La superficie inicial de ocupación de la planta era de 50.822 metros cuadrados, si bien posteriormente se ha reducido a 37.938 metros, para evitar la afección al lugar arqueológico catalogado 'Valcuevo'.

El proyecto no afecta a ninguna zona incluida en la Red Natura 2000, creada por la Directiva 92/43/CEE, de 21 de mayo, relativa a la conservación de los hábitats naturales y de la fauna y flora silvestres, ni en la Red de Espacios Naturales creada por la Ley 8/1991, de 10 de mayo, de Espacios Naturales de la Comunidad de Castilla y León. Tampoco se encuentra dentro de la Zona de Importancia de la Cigüeña Negra, establecida por el Decreto 83/1995, de 11 de mayo por el que se aprueba el Plan de Recuperación de la Cigüeña Negra y se dictan medidas complementarias para su protección en la Comunidad de Castilla y León.

Alegaciones presentadas
A este informe de impacto medioambiental se presentaron dos alegaciones. La primera de ellas, de Ecologistas en Acción de Salamanca, que consideraba que se debe desestimar el proyecto por numerosas cuestiones; y ya, fuera de plazo, se presentó alegación por parte de Haciendas de España Wine Estates Hotels S.A.U. en la que considera que la Planta de Biomasa puede perjudicar su proyecto turístico-hotelero, por el impacto visual, el tráfico, emisiones de ruidos y contaminantes.

Localización

La planta de biomasa se localiza a ambos lados de lo que es la vía pecuaria denominada 'Vereda Calzada de la Vega de Abajo' que según el Proyecto de Clasificación de Vías Pecuarias del término de Valverdón aprobado por O.M. 10/07/1956 junto con posterior modificación tras la Concentración Parcelaria, en ese tramo tiene una anchura de 20,89 metros.

Las medidas protectoras y correctoras y compensatorias, a efectos ambientales, a las que queda sujeta la ejecución de dicho proyecto, son las que se exponen a continuación: producción de residuos en la fase obras, producción de residuos peligrosos, producción de residuos urbanos, protección de la atmósfera y ruidos, protección del suelo fértil, protección de las aguas, de la fauna, de la vía pecuaria, cambios del uso forestal, ajardinamiento y protección contra incendios.

Además,se incorporará al proyecto el diseño, definición y presupuesto de las medidas protectoras propuestas en el Estudio de Impacto Ambiental, así como todas aquéllas que deban articularse para el cumplimiento del condicionado de la presente Declaración.

El promotor excluyó del ámbito espacial del proyecto original, la zona afectada por el lugar arqueológico catalogado «Valcuevo», conforme a la dispersión de restos establecida en el informe arqueológico preceptivo, quedando por ello dicho yacimiento protegido y separado de la posible afección sobre el suelo que tendrá la ejecución de las obras previstas.

El promotor se hará cargo del Programa de Vigilancia Ambiental en los términos del Estudio de Impacto Ambiental presentado, contemplando las prescripciones de esta Declaración.

El seguimiento y vigilancia del cumplimiento de lo establecido en esta Declaración de Impacto Ambiental corresponde a los órganos competentes por razón de la materia, facultados para el otorgamiento de la autorización del proyecto, sin perjuicio de la alta inspección que se atribuye a la Consejería de Medio Ambiente como órgano ambiental, que podrá recabar información de aquéllos al respecto, así como efectuar las comprobaciones necesarias en orden a verificar el cumplimiento del condicionado ambiental.

Esta Declaración caducará si en el plazo de cinco años, tras la autorización o aprobación del documento, no se hubiera comenzado su ejecución. A solicitud del promotor, el órgano ambiental podrá prorrogar su vigencia conforme a lo establecido en el artículo 14.2 del texto refundido de la Ley de Evaluación de Impacto Ambiental de Proyectos.