La Junta General de accionistas aprueba por unanimidad la ampliaciĂłn de capital

El administrador concursal MĂĄximo Mayoral asegura que con una cantidad mĂ­nima de "600.000 euros la UDS podrĂ­a salir, pero serĂ­a un presupuesto demasiado modesto"

La Junta General de Accionistas ha aprobado por unanimidad la reducciĂłn de capital social a cero y la simultĂĄnea ampliaciĂłn de capital a 5 millones de euros con la emisiĂłn de 50.000 nuevas acciones a 100 euros cada una.

Ésta es la única solución que tenían los accionistas del club salmantino para tratar de salvar, ya que de hecho uno de los administradores concursales, Simón Moretón, aseguró: "La ampliación de capital no es opcional, es una obligación para cumplir la ley".

La Junta General de Accionistas del club comenzĂł con unas palabras del presidente Paco Caste en el que reconocĂ­a que "hemos sacrificado el dinero de los accionistas mayoritarios por el futuro de la UDS", pero que la jornada de ayer era un "pequeĂąo gran dĂ­a" para el club.

El primer punto del dĂ­a se ha aprobado con la primera abstenciĂłn del grupo de acciones de los Hidalgo y Manuel Corchete. Tiene que ver con la reformulaciĂłn necesaria que se llevĂł a cabĂł tras la fallida reducciĂłn de capital aprobada en 2007 por primera vez. El valor de acciones pasĂł a ser de nuevo de 60.01 euros.

El segundo punto del dĂ­a es el examen y aprobaciĂłn de las cuentas con unas pĂŠrdidas de 223.253,80 euros.

A pesar de que los accionistas piden que se ciĂąan los gastos a los presupuestos que se realizan, Enrique Miguel -que ha tomado la palabra- asegura que es algo casi imposible en un club de fĂştbol.

Se aprueba este segundo punto con las abstenciones de los Hidalgo, el accionista Carlos de AndrĂŠs y el accionista Manuel Corchete.

El tercer punto del día es la aprobación del balance cerrado en diciembre de 2011 sometido al verificador de cuentas que sirve de base para la reducción de capital. Auditado por Rocío Díez Andino como favorable.   

Se aprueba por mayorĂ­a este punto con las abstenciones de Carlos de AndrĂŠs y Manuel Corchete.

El cuarto punto del orden del dĂ­a es el examen y aprobaciĂłn de la reducciĂłn de capital social a cero y la simultĂĄnea ampliaciĂłn de capital a 5 millones de euros con la emisiĂłn de 50.000 nuevas acciones a 100 euros cada una y se ha aprobado por unanimidad.

SimĂłn MoretĂłn, uno de los administradores, asegura que la ampliaciĂłn de capital "no es opcional, es una obligaciĂłn para cumplir la ley".

Recuerda como el 25 octubre se encontraron con el club en "insolvencia funcional, que es lo que desemboca el concurso", pero con otro problema "una quiebra patrimonial porque tiene el patrimonio neto negativo y las acciones no valen nada. Nos encontramos con una situaciĂłn desbordada y crĂ­tica porque el patrimonio es lo que vale esa sociedad y la UDS debĂ­a mĂĄs de lo que tenĂ­a. La ley obliga a que en un plazo de 2 meses se convoque una Junta. Si sale negativo, habrĂ­a que liquidar, por tanto, esta 'operaciĂłn acordeĂłn' es necesaria", asegura.

MĂĄximo Mayoral asegura que con una cantidad mĂ­nima de "600.000 euros la UDS podrĂ­a salir, pero serĂ­a un presupuesto demasiado modesto y serĂ­a una situaciĂłn extrema para que el club no desapareciera, porque lo que hay que intentar es el ascenso".

Si no se llega a una cantidad mĂ­nima, Mayoral asegura: "Si no es asĂ­, harĂ­amos lo indecible para preparar un equipo para la temporada que viene, pero tenemos una responsabilidad de pagar en cuando fichemos, porque si no pondrĂ­amos en una situaciĂłn de insolvencia peor al club. Por eso es necesario que las personas que estĂĄn dispuestas a poner capital lo hagan rĂĄpidamente", agregĂł.

Mayoral animĂł a la sociedad salmantina a que se acerque al club "de manera masiva, porque lo Ăłptimo serĂ­a tener no solo un gran accionista, sino tambiĂŠn muchos pequeĂąos".

A partir de ahora, los interesados en invertir en el club podrĂĄn dirigir su interĂŠs ya, aunque oficialmente habrĂĄ que esperar a la publicaciĂłn en el Bocyl.

"Necesitamos una respuesta rĂĄpida y contundente", han concluido los administradores.