La Junta estudia “pequeños ajustes” para poder adaptarse al copago hospitalario en el caso de que tenga que aplicarlo

No obstante, el consejero insiste en que no hay razones comprensibles para apoyar el copago hospitalario

El consejero de Sanidad de la Junta de Castilla y León, Antonio María Sáez Aguado, ha reconocido que la Administración autonómica está “estudiando” y “haciendo pequeños ajustes” para que “en un tiempo razonable” se pueda aplicar el copago hospitalario en el caso de que el Ministerio de Sanidad no dé marcha atrás y la sanidad pública de la Comunidad se vea obligada a aplicarlo.

 

Sáez Aguado ha recordado que “en los próximos días” la Junta presentará un recurso contencioso-administrativo ante los tribunales con el propósito de que el Gobierno de Mariano Rajoy rectifique, pero, de no ser así, ha reconocido que el Ejecutivo regional comenzará con el copago hospitalario porque Castilla y León cuenta con “un gobierno serio” que aplicará la normativa establecida.

 

Así lo ha señalado durante su visita al Colegio Oficial de Médicos de Salamanca, donde se ha reunido con la nueva junta directiva, encabezada por el facultativo, Manuel Gómez Benito, y donde, posteriormente, ha mantenido un encuentro con los colegiados que se han acercado a la sede salmantina.

 

Antes de iniciar las reuniones, el consejero se ha referido ante los medios al copago hospitalario, sobre el que ha remarcado que “no contribuye a generar ahorros ni a la sostenibilidad, y además no debe ser disuasorio porque se trata de pacientes con procesos graves”.

 

Por estos motivos, Sáez Aguado ha insistido en que la Administración autonómica tiene “un criterio distinto” y que no “comprende” las razones que han llevado al ministerio dirigido por Ana Mato a defender y aprobar esta propuesta.