La Junta espera que Europa dé el visto bueno al PDR de Castilla y León en los primeros meses de 2015

Entre los grandes objetivos del nuevo Programa de Desarrollo Rural  se encuentran la mejora de la competitividad del sector, un desarrollo territorial equilibrado, el uso más eficiente de los recursos y un factor de competitividad que apueste por la innovación.

El presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, ha considerado "previsible" que "si todo va bien" la Comisión Europea apruebe el Programa de Desarrollo Rural de Castilla y León para el horizonte 2014-2020 en los primeros meses del año entrante, 2015.

  

Herrera ha explicado que el programa regional de desarrollo rural hasta 2020 contempla una financiación superior a los 1.800 millones de euros que serán cofinanciados a tres bandas por parte de la Unión Europea, que se hará cargo del 53 por ciento del presupuesto; la Junta de Castilla y León, que asumirá un 38 por ciento, un 40 por ciento más que en la anterior programación, según ha significado, y por el MAGRAMA, que pondrá el 9 por ciento restante.

  

El presidente de la Junta de Castilla y León ha sumado a esos 1.800 millones de euros la financiación vía PAC lo que dejará en manos del sector más de 8.300 millones de euros hasta 2020, "una enorme cantidad" que supone, además, una oportunidad de futuro y una responsabilidad en la gestión de esos fondos.

  

Para el presidente de la Junta con la entrada en vigor del nuevo marco financiero 2014-2020 para la PAC y para el Programa de Desarrollo Rural se abre "sin duda" un "nuevo tiempo para el sector" tras un camino "largo, complejo, tenso y polémico" en el que ha destacado la "postura activa, responsable y muy reivindicativa" del Gobierno autonómico para, tras un acuerdo de Comunidad, fijar "conceptos tan importantes" como el de agricultor activo o el de actividad agraria.

  

En este sentido, ha hecho un llamamiento a la consejera de Agricultura y Ganadería, Silvia Clemente, para que mantenga la "eficaz" gestión de los fondos de la PAC que sitúan a Castilla y León como la segunda comunidad perceptora de fondos europeos, tras Andalucía, y como la primera en "eficacia, agilidad y prontitud de pagos" a través de una aplicación informática propia que se mantiene sólo en tres autonomías.

  

Entre los grandes objetivos del nuevo PDR ha mencionado la mejora de la competitividad del sector, un desarrollo territorial equilibrado, el uso más eficiente de los recursos y un factor de competitividad que apueste por la innovación, como se ha contemplado ya, ha recordado, en la Estrategia de Innovación RIS3 que obligará a decidir y a optar por sectores donde, según ha asegurado, la Junta "no olvidará a otros" pero tendrá en cuenta "por supuesto" a la agricultura y los recursos naturales.