La Junta destina 2 millones para conservar carreteras en Salamanca, Valladolid, Zamora, Burgos y Palencia

Carretera en obras en la provincia.

Una de las máximas prioridades de la Junta de Castilla y León es el mantenimiento y conservación de las infraestructuras de la extensa red viaria de la comunidad.

El Consejo de Gobierno ha autorizado una inversión de 1.933.578 euros para la conservación de carreteras autonómicas en las provincias de Burgos, Palencia, Salamanca, Valladolid y Zamora. Una de las máximas prioridades de la Junta de Castilla y León es el mantenimiento y conservación de las infraestructuras de la extensa red viaria de la comunidad, garantizando la vialidad y seguridad.

 

De la cuantía total de la inversión, a la provincia de Burgos se destinarán 362.566 euros para la conservación de la BU-910, de Aranda a Hacinas, en el tramo comprendido entre los puntos kilométricos 48,8 y 56,5. Esta carretera autonómica discurre por la Sierra de la Demanda atravesando la localidad de Carazo y finalizando su recorrido en Hacinas. La actuación permitirá renovar la señalización horizontal y extender una capa de regularización de mezcla de bituminosa en caliente.

 

En la provincia de Palencia se destinarán 307.092 euros a la renovación superficial del firme en la CL-626, del límite de Asturias a Aguilar de Campoo; y en la CL-627, de Cervera de Pisuerga al límite con Cantabria. Ambas vías se vieron afectadas por las fuertes nevadas del pasado invierno.

 

La actuación permitirá renovar la señalización vertical y horizontal, se realizará el fresado del pavimento, la limpieza y renovación donde proceda del drenaje actual extendiendo bituminosa en caliente. Los trabajos más importantes se llevarán a cabo en los primeros kilómetros de la CL-627, en Cervera de Pisuerga, para mejorar el acceso al polígono industrial. También se actuará en la travesía de Cervera, que corresponde a la CL-626.

 

El Consejo de Gobierno ha autorizado destinar 539.908 euros para intervenir en la CL-517, que comunica Salamanca con la frontera con Portugal, en la intersección con CV-114 y SA-315. Las obras previstas consistirán en el extendido de mezcla bituminosa en caliente para la pavimentación de calzada y arcenes, recrecido de bermas y señalización horizontal. Esta importante vía de comunicación soporta un tráfico rodado significativo, con un promedio de 2.116 vehículos al día en la zona de Vitigudino.

 

En Valladolid, se actuará en la VA-200, de Aldeamayor de San Martín a CL-600, en el tramo de Aldeamayor, p.k. 0,0 al p.k. 6,5. Se contempla la renovación del pavimento mediante bituminosa en caliente, limpieza de obras de fábrica y drenaje, señalización horizontal, vertical y balizamiento y reperfilado de cunetas y reconstrucción de bermas. La inversión prevista asciende a 406.795 euros. La intensidad media diaria de vehículos es de 966, y la cifra de vehículos pesados es alta.

 

En la provincia de Zamora, se han autorizado 317.215 euros para la renovación del pavimento, incluyendo señalización horizontal y vertical en la CL-605, de Segovia a Zamora por Arévalo, en el tramo p.k 168,1 al 168,4 y del 168,8 al 169,7.

 

El tramo corresponde al acceso a Zamora desde la intersección con la ZA-610 hasta el paso sobre la N-630. Tiene una longitud de 1.770 metros de los que hay que descontar los dos pasos elevados de la A-66 y la N-630 por lo que se actuará en 1.193 metros. La carretera CL-605 soporta la mayor intensidad de tráfico de toda la provincia con una intensidad media diaria de 10.311 vehículos, de los que el 5 % son pesados. Se contempla la extensión de dos capas de mezcla bituminosa en caliente en arcenes y calzada, la reconstrucción de bermas y la señalización horizontal y vertical.

La conservación de la red de carreteras de titularidad autonómica ha concentrado siempre un importante volumen de inversión de la Junta de Castilla y León para el mantenimiento ordinario de las nuevas infraestructuras, de atención a la vialidad invernal, la señalización y otras medidas de seguridad vial que garantice en todo momento unas adecuadas condiciones de circulación y seguridad a los vehículos que se desplazan por ellas.

Así pues, con este esfuerzo inversor en la conservación, la Junta de Castilla y León garantiza que la red de carreteras cumpla su evidente función social y económica, respondiendo a las necesidades de comunicación, transporte y movilidad, y a la vez, que se mantenga el patrimonio viario que la Comunidad Autónoma ha puesto en servicio a lo largo de estos últimos años, evitando la pérdida de valor derivado de su uso.