La Junta despliega un operativo contra incendios forestales autonómico, permanente y coordinado con todas las Administraciones

El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Antonio Silván Rodríguez, ha presentado en León el operativo contra incendios forestales

La Junta mantiene un operativo suficiente y eficaz, dimensionado en función del riesgo de incendios, para optimizar los medios y recursos y desplegado al máximo en época de peligro máximo. El operativo contra incendios es de carácter autonómico, capaz de atender todo el territorio y actuar donde sea necesario garantizando una respuesta eficaz. Todos los medios aéreos, las unidades de coordinación y los convoyes de los medios terrestres se podrán desplazar de unas provincias a otras.

Más de 4.200 profesionales, medios aéreos y terrestres

El operativo contra incendios forestales desplegará todos los medios humanos y técnicos buscando la eficacia y la eficiencia. Destacan los efectivos humanos, los puestos y cámaras de vigilancia, las autobombas, las cuadrillas terrestres y helitransportadas, los medios aéreos (aviones y helicópteros), los retenes de maquinaria, entre otros.

En concreto, el operativo cuenta con 4.230 profesionales (ingenieros, agentes medioambientales y forestales, celadores, personal de las cuadrillas helitransportadas, personal de las cuadrillas de tratamientos selvícolas, tripulación de medios aéreos y retenes de maquinaria, entre otros).

A nivel interno, destaca la coordinación de los 10 centros de mando (uno por cada provincia y el Centro Autonómico de Mando) con la Agencia de Protección Civil. Asimismo, cabe señalar la coordinación de las delegaciones territoriales con la Dirección General de Medio Natural de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente.

Además, el operativo desplegará la colaboración y la coordinación con todas las Administraciones. De esta forma, se garantiza el entendimiento, la coordinación y cooperación eficaz mediante una organización eficiente de todos los recursos y medios disponibles.


A nivel interadministrativo, en el ámbito de colaboración con el Estado, cabe destacar la coordinación entre la Junta de Castilla y León con las delegaciones y subdelegaciones de Gobierno, los medios aéreos del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente y el Ministerio de Defensa, a través de la UME.

En cuanto a medios aéreos, el operativo dispondrá de 20 helicópteros de la Junta de Castilla y León, y 5 helicópteros y 4 aviones del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.

El operativo contará con la colaboración con otras comunidades autónomas y con Portugal en aquellas zonas limítrofes con Castilla y León así como la coordinación y acuerdos con la administración local a través de los convenios con las diputaciones y ayuntamientos de nuestra Comunidad.

La importancia de la prevención, la investigación y la sensibilización ciudadana

Por otra parte, cabe destacar la importancia de la prevención, la investigación y la sensibilización ciudadana. Resultan fundamentales las tareas de prevención mediante la mejora y ordenación de la superficie forestal con un tratamiento medio de unas 20.000 hectáreas al año, la limpieza de montes, desbroces, entre otras actuaciones. Asimismo, Castilla y León cuenta con una red de cortafuegos de más de 19.000 kilómetros, puestos de vigilancia y una extensa red de puntos de agua.

También es necesario recordar que la Junta de Castilla y León investiga el 100% de los incendios forestales, en colaboración con las Fuerzas de Seguridad del Estado, lo que permite identificar, sancionar y detener a los autores.

En lo que se refiere a sensibilización y concienciación ciudadana, desde la Junta de Castilla y León se considera esencial trasladar a los ciudadanos el valor de nuestros montes así como las pérdidas que suponen los incendios forestales y la necesidad de prevenirlos. Cabe recordar que sólo un 7% de los incendios forestales se produce por causas naturales. El otro 93% de los incendios se debe a la mano del hombre; y de estos, en torno al 50% son provocados.

En las tareas de sensibilización, es fundamental recordar las consecuencias legales de carácter medioambiental, las responsabilidades por daños y perjuicios y gastos de extinción y la importancia de la colaboración ciudadana en la denuncia de la infracción y delito. En este sentido, en el ámbito agroambiental, destaca la suspensión durante cinco años de los aprovechamientos ganaderos o cinegéticos de los montes incendiados y la reducción o anulación de los pagos directos por quemas incontroladas o no autorizadas.

En el ámbito de reclamación de responsabilidades civiles, es reseñable el pago de los gastos de extinción y de los daños y perjuicios, y en la responsabilidad administrativa, la sanción y los gastos de extinción y daños y perjuicios.

Por la vía penal, la responsabilidad puede suponer de seis meses a veinte años de cárcel, multa, y gastos de extinción, daños y perjuicios.

Mejora de los medios tecnológicos del operativo contra incendios

Desde la Junta de Castilla y León se está realizando un importante esfuerzo en la mejora de los medios tecnológicos del operativo de incendios. En este sentido, destaca el programa de simulación meteorológica que permite realizar previsiones sobre el tiempo y simulaciones del comportamiento de los incendios, el programa de seguimiento de incendios forestales (SINFO) que facilita la gestión y conocimiento en tiempo real de la situación de incendios y de los medios, los sistemas de localización geográfica (GPS) de todos los medios de extinción, los dispositivos que mejoran la perimetración de los incendios, la conexión en tiempo real con el servicio de emergencias 112 y las cámaras de vigilancia, experiencia piloto en la provincia de Soria que se trasladará paulatinamente al resto.

El 70% de los incendios registrados hasta 31 de mayo fueron intencionados

Hasta el pasado 31 de mayo se han producido un total de 1.454 incendios, 895 hectáreas arboladas quemadas, similar a la media de los últimos diez años; más del 70% de los incendios registrados han sido intencionados. Las causas del elevado riesgo de incendios son la sequía acumulada en invierno, las escasas precipitaciones de la primavera y las temperaturas superiores a la media.