La Junta desarrolla en Salamanca 32 inspecciones de consumo de productos específicos de Navidad

Los servicios de Consumo comprueban la calidad de los productos alimenticios de forma que cumplan las exigencias de su normativa y en concreto, las fechas de consumo y las condiciones de conservación, entre otras.

 

22 CAMPAÑAS EN 2014

  

El área de Consumo ha desarrollado un total de 22 campañas durante el año 2014 entre las que se han realizado acciones como el control de presencia de carne de caballo, de cereales en copos o expandidos, de productos perecederos envasados minoristas, entre otras, que han implicado 13.111 actuaciones de inspección en toda la comunidad y que han dado lugar a la apertura de 460 expedientes por distintas irregularidades.

  

Los servicios de Consumo de la Junta aconsejan proceder de forma prudente y elaborar un presupuesto en el que se fije la cantidad disponible para gastar.

  

Además, se aconseja realizar compras con antelación, conservar el ticket o factura correspondiente, ya que será requerido para realizar cualquier gestión con posterioridad a dicha compra, y prestar atención a la información que figura en el etiquetado de los productos, especialmente la que se refiere a fechas de consumo, conservación e instrucciones de uso.

  

Finalmente, las mismas fuentes han aconsejado que si la compra es por internet hay que elegir formas de pago seguras: "'http' al inicio de una página indica el uso de una conexión segura", concluye.

La Consejería de Economía y Empleo de la Junta de Castilla y León ha puesto en marcha una campaña de inspección de consumo específica de productos de Navidad, en la que se incluye la verificación de juguetes, y por la cual ha realizado en la Región hasta 234 auditorías.

  

En concreto se han realizado verificaciones en toda la Comunidad de las cuales ocho se realizan en Ávila; 32 en Burgos; 34 en León; 24 en Palencia; 32 en Salamanca; 16 en Segovia; ocho en Soria; 28 en Valladolid; y 24 en Zamora. En total son 234 inspecciones que se reparten por igual entre las ventas de juguetes y productos de venta especialmente en Navidad.

  

Los servicios de Consumo comprueban la calidad de los productos alimenticios de forma que cumplan las exigencias de su normativa y en concreto, las fechas de consumo y las condiciones de conservación, la de los productos industriales sin cobertura de asistencia técnica, cuando ésta sea exigible e irregularidades en cuando a garantías, y la de los juguetes que incumplan el etiquetado y más especialmente el marcado CE.

  

En las visitas de inspección se formula un acta en la que se recogen los resultados de la inspección, haciendo hincapié, fundamentalmente, en las irregularidades que se detecten en relación con los aspectos objeto de control.

  

Las inspecciones de juguetes se centran en los distintos tipos de juguetes vigilando el marcado CE y en controles con un número representativo mínimo de seis a diez. En los distintos establecimientos visitados se realiza un control de los distintos artículos y una verificación de todas las secciones de juguetes de grandes y medianas superficies.

 

SEGUIMIENTO Y CONTROL

  

El objetivo de esta campaña de consumo que se desarrolla en la actualidad en el periodo de Navidad de 2014, es hacer un seguimiento y control de las ofertas y promociones de productos típicamente navideños, entre ellos los alimenticios, de exclusiva comercialización en estas fechas.

  

Asimismo, se inspeccionan los productos industriales que son adquiridos como regalo, entre ellos los electrodomésticos de línea marrón, pequeño electrodoméstico, productos informáticos, electrónicos, cámaras digitales, juegos de todo tipo, textiles, calzados, marroquinería, y de forma especial en los juguetes.

  

Por otra parte, los inspectores de consumo comprueban el grado de cumplimiento de la legislación de consumo en cuanto a productos alimenticios e industriales navideños, juguetes, hojas de reclamaciones y precios.

  

En concreto, se verifican que dichas ofertas se realicen con publicidad expresa, tanto buzoneada, recibida por correo, a través de páginas webs, como disponible en el propio establecimiento, o bien anunciada gráficamente en los medios de comunicación.

  

Desde el área de Consumo se ha recabado la publicidad por distintos medios, para así poder seleccionar las ofertas que se han analizado y que serán posteriormente objeto de control. En los casos en que sea estrictamente necesario, se podrán realizar este control sobre catálogos y ofertas en el mismo establecimiento inspeccionado.

  

De igual forma se visitan los establecimientos en los que, principalmente tras el estudio de la publicidad, existan indicios de posibles incorrecciones respecto a los aspectos de la veracidad de la publicidad emitida sin incurrir a expresiones que induzcan a error sobre los productos, sobre el precio, las condiciones de pago, entre otros aspectos.

  

Según las mismas fuentes, también se está verificando que los productos correspondan a los ofertados y que estén dispuestos a la venta.