La Junta compromete una rebaja para las tasas universitarias si hay presupuesto

El consejero ha manifestado su intención de bajas las tasas, que son un 10% más caras que en cualquier comunidad. Hacen falta 65 millones de euros en el presupuesto.

El consejero de Educación, Fernando Rey, ha manifestado su intención de rebajar las tasas académicas, que están entre las más caras de todo el país después de subir al comienzo de la crisis y a pesar de la congelación de los dos últimos cursos. Lo ha hecho en la sesión inaugural del curso en la Universidad de León, que se ha celebrado este lunes. El consejero de Educación, Fernando Rey, ha alabado el acuerdo alcanzado por la Junta y las universidades de la Comunidad para ordenar las titulaciones y no incrementar la oferta de grados, algo que, según ha señalado, "va a permitir crecer y trabajar en común" ante la caída de matrículas que ha producido el descenso demográfico.

 

Para Rey, el sector educativo de Castilla y León aún debe enfrentarse a dos desafíos como son la enseñanza a distancia, para lo que ha asegurado que "hay que trabajar en red", y la internacionalización, para lo que "hay que abrir más los campus, con estrategias más potentes". El consejero también ha manifestado su intención de reducir las tasas académicas, algo que está condicionado a los presupuestos de la Junta. Así, ha detallado que un alumno de la Comunidad paga una media de 120 euros por año más que en el resto del país" y ha explicado que para rebajar esas tasas se necesita una inversión de 65 millones de euros anuales.

 

Las universidades públicas de Castilla y León tienen unas de las tasas más altas de todo el sistema público en España, a pesar de que llevan congeladas dos años. En la actualidad, mantiene las terceras tasas universitarias más cara del país, según datos oficiales del Ministerio de Educación, después de Madrid y Cataluña. Informes oficiales señalan que entre 2008 y 2013 los precios de las carreras en las universidades públicas de Castilla y León aumentaron un 78% de media. Según datos de la Conferencia de Rectores los universitarios de Castilla y León pagan un 10,23% más de media que en el resto del país y las familias de la Autonomía son las segundas que más esfuerzo hacen para dar una carrera a sus hijos.

 

Las universidades sí están dispuestas a rebajar las tasas, pero siempre y cuando no suponga reducir sus transferencias de la Junta porque consideran que ya se han ajustado el cinturón.

 

Por su parte, el rector de la Universidad de León, Juan Francisco García, ha comentado que se han comenzado a abordar temas que consideraba de especial importancia, como las reparaciones y el mantenimiento de edificios, y ha adelantado un próximo acuerdo con la Consejería de Fomento y Medio Ambiente para la instalación en los campus de León y Ponferrada de energía térmica basada en el consumo de biomasa, "lo que hará que se consuma una energía compatible con el medio ambiente, menos contaminante y beneficiosa para la región, además de abaratar su coste".

 

Especial atención ha merecido en su discurso la Facultad de Veterinaria, que en mayo de 2017 tendrá su evaluación europea. Según ha dicho, "esta universidad no puede permitirse que la única titulación sometida a este tipo de evaluación fracase, cuando además es destacada en muchos otros aspectos". Por ese motivo, "se están tomando las medidas que se señalaron en el informe europeo".

 

La intervención del rector también se ha ocupado del funcionamiento de la ULE y se ha mostrado partidario de "cambiar viejas costumbres y formas de obrar para sustituirlas por otras más ágiles y eficaces. Tras expresar su confianza en que la Junta de Castilla y León "mantenga e incremente su dotación para las universidades públicas", Marín ha insistido en que la rentabilidad de estos centros "solo puede entenderse de una manera: en términos de su contribución a la formación de profesionales universitarios que hagan que la sociedad sea mejor".

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: