La Junta avala la patronal de Mañueco pese a las dudas sobre su legalidad y sus cifras

Sede De La Cámara De Comercio E Industria En Salamanca

El reparto de los seis vocales de la patronal más representativa entre Confaes y la nueva confederación pone en el punto de mira a la Junta, que ha obviado las denuncias sobre las irregularidades al crear la nueva patronal y unas cifras de empresas y trabajadores de origen incierto.

La decisión de convocar las elecciones de la Cámara de Comercio de Salamanca ha venido acompañada por otra determinación bastante polémica: dividir a partes iguales los seis vocales de las asociaciones empresariales entre la histórica patronal Confaes y la pretendida nueva confederación 'favorita' de Fernández Mañueco, que a día de hoy carece incluso de directiva. Algo que no ha sido impedimento para que la Junta, organismo tutelante de la Cámara, se haya rendido ante esta nueva iniciativa en una decisión de consecuencias imprevisibles y, de entrada, dudosa.

 

Según el reglamento, al asociacionismo empresarial le corresponde elegir a seis de los 36 vocales del pleno de la Cámara. Hasta ahora, los elegía Confaes, la confederación reconocida en el diálogo social y en la negociación colectiva. Sin embargo, la aparición de la segunda ha venido acompañada de un reconocimiento a priori por parte del Ayuntamiento de Salamanca y, ahora, también por parte de la Junta, lo que ha permitido a la pretendida nueva patronal codiciar esos puestos fundamentales para una mayoría. Para ello, la Junta da por buena la validez de esta asociación y también las cifras de su implantación entre empresas y trabajadores. Dos cuestiones sobre los que se cierne la duda.

 

 

IRREGULARIDADES EN EL JUZGADO

 

En primer lugar, la decisión da por buena la constitución de la nueva patronal, que se ha hecho deprisa y corriendo en los últimos meses con el objetivo de pelear por el control de la Cámara. Sin embargo, podría estar plagada de ilegalidades. Así lo denuncia Confaes, que ha llevado esta cuestión a los juzgados porque ha detectado irregularidades en la tramitación administrativa para darle a la 'otra' patronal el visto bueno.

 

Entre otras cuestiones, denuncian que se ha hecho la 'vista gorda' con una cuestión clave: las asociaciones que forman la otra patronal no habrían consultado a sus asambleas la decisión de sumarse a esta nueva asociación y también la falta de algunos trámites. La Junta tiene conocimiento de este proceso judicial ya en marcha, pese a lo cual ha concedido tres puestos a la nueva patronal en el pleno de la Cámara.

 

 

CIFRAS DUDOSAS E INFERIORES A LAS DE CONFAES

 

El segundo problema son las cifras. La Junta atribuye a la nueva confederación 10.826 trabajadores y 2.136 empresas. Cifras que sólo responden a la cuestión que ha analizado la Junta para repartir vocales, pero que no describen ninguna representatividad. Basta decir que la negociación de convenios y el diálogo social son de Confaes, que está reconocida además por numerosas asociaciones.

 

Estas cifras, además, están muy por debajo de las que atestiguaba tener la nueva patronal: en su presentación oficial, sus responsables dieron la cifra de los 30.000 trabajadores, claramente inflada. Con todo, son cifras netamente por debajo de las de Confaes, 11.293 trabajadores y 2.562 empresas, una cuarta parte por encima en este último caso. A pesar de ello, en lugar de limitarse a reconocer a la más representativa, la Junta ha optado por reconocer dos asociaciones, algo inédito. Un peligroso precedente en toda Castilla y León que habrá que ver cómo afecta a las relaciones con la patronal Cecale.

 

Pero lo más grave es el origen incierto de estas cifras. En las últimas semanas, la nueva patronal ha registrado bajas importantes como la de la asociación del taxi y la de transportes Astasa, que no sólo se han dado de baja de la otra confederación, sino que han firmado con Confaes. La confederación salmantina ya ha advertido a la Junta que cuenta con estas altas y su correspondiente baja con su contrincante, que ha perdido un 25% de su peso en empresas y trabajadores con la marcha de tres asociaciones.

 

Sin embargo, no es posible saber si la Junta ha tenido en cuenta estos cambios y si ha actualizado esta cifra. Este medio se ha dirigido a la consejería de Economía y Hacienda, la competente, para solicitar información sobre el método que se ha usado para verificar la validez de los datos presentados por ambas asociaciones; si las bajas denunciadas por Confaes se confirman, y no se han descontado de la otra patronal, sus cifras serían falsas.

Noticias relacionadas