La Junta apuesta por la línea fría en las comidas frente a las propuestas de las "cocinitas" del siglo XIX

El consejero de Presidencia asegura que el formato de línea fría en las comidas de los comedores ofrece mayores garantías de seguridad frente a propuestas más peligrosas. 

El portavoz de la Junta y consejero de la Presidencia, José Antonio de Santiago-Juárez, ha defendido que el formato de línea fría con el que se sirven las comidas en los colegios de Castilla y León es "el mejor modelo sin ninguna duda" desde el punto de vista de la seguridad por lo que ha rechazado algunas propuestas "más peligrosas" para volver a las "cocinitas" de los siglos XIX y XX.

 

"Está demostrado", ha aseverado el portavoz, quien ha reivindicado en todo momento la "contundencia" de la Junta con la empresa Serunión, a la que rescindió el contrato "de inmediato" tras conocer que había servido purés con "cierto sabor agrio" en colegios de Segovia a lo que se sumó la "coincidencia" de que se hallase una tuerca en uno de los servicios.

 

Tras recordar que la Junta de Castilla y León ha abierto una doble investigación sanitaria y educativa en este caso concreto cuya resolución espera sea "ágil", el portavoz ha insistido en que el Gobierno autonómico ha hecho en este caso "lo que se puede y tiene que hacer" y ha asegurado que tampoco se puede hacer más a la espera del resultado de esa investigación reservada que determine "qué pasó".

 

El portavoz ha aprovechado la ocasión para diferenciar el caso de los purés agrios servidos en los colegios de Segovia y donde, en su opinión, podría haber fallado la cadena de frío con las "alubias verdes estropeadas" que se detectaron con antelación en Palencia y que no se llegaron a servir porque, según ha asegurado, funcionaron los sistemas de control.

 

Para defender esa contundencia de la Junta respecto a Serunión, De Santiago-Juárez ha recordado que el Gobierno autonómico impuso hace unos meses "la multa seguramente más alta que se ha puesto en España" --más de 100.000 euros-- por el episodio de los gorgojos servidos en una sopa en centros de León y de Segovia.

 

"La Junta de Castilla y León tiene que actuar porque por encima de todo está la salud y el cuidado de los niños y con esa reincidencia tuvimos que actuar y hemos hecho lo correcto", ha sentenciado De Santiago-Juárez.

 

A preguntas de los periodistas en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, el portavoz ha descartado que se tenga que clausurar una empresa por que se haya encontrado una tuerca y ha puesto como ejemplo el hipotético caso de que en los controles previos de seguridad y calidad se detectasen "unas virutitas" en los productos de una empresa galletera. "Usted la cerraría", se ha preguntado.

Noticias relacionadas