La Junta aprueba la adaptación al modelo común de las tarjetas sanitarias

El objetivo es unificar los datos para que los nuevos documentos identificativos sean válidos en el conjunto del Estado y faciliten así la asistencia sanitaria en cualquier comunidad autónoma.

El Consejo de Gobierno ha aprobado el inicio del procedimiento para el suministro y distribución de 1.602.000 tarjetas sanitarias individuales del Servicio Público de Salud de Castilla y León, hasta 2017 y por un importe de 422.575 euros.

 

El objetivo es unificar los datos para que los nuevos documentos identificativos sean válidos en el conjunto del Estado y faciliten así la asistencia sanitaria en cualquier comunidad autónoma.

 

Un Real Decreto de septiembre de 2013 procedió a la modificación de los datos comunes y las especificaciones técnicas de las tarjetas sanitarias en toda España, estableciendo un plazo de cinco años para que las comunidades autónomas fueran sustituyendo las antiguas en función de las disponibilidades presupuestarias.

 

 

Como consecuencia de ello, la Gerencia Regional de Salud ha iniciado los trámites para la renovación de 1.602.000 tarjetas hasta el año 2017, y el resto –en la actualidad hay activas un total de 2.419.296- a partir de esa fecha y en función de su caducidad.

 

El objetivo es unificar los datos en todos los servicios de salud autonómicos, lo que permitirá disponer de un ‘código tipo’ con el fin de que, en función del desarrollo tecnológico de la historia clínica electrónica y a medio plazo, el personal sanitario pueda llegar a acceder a la historia clínica digital de cada paciente, independientemente de la comunidad en la que se preste la atención sanitaria.

 

Otra de las novedades de las nuevas tarjetas de Sacyl será la supresión de la fecha de caducidad –en la actualidad es de diez años-, de manera que las que se emitan a partir de ahora tendrán una validez indefinida. Gracias a este cambio sólo será necesario expedir las tarjetas sanitarias iniciales -emigrantes, nuevos residentes, recién nacidos- o por deterioro, extravío o modificación de los datos.