La Junta apoya 41 enmiendas presentadas al Comité de Regiones sobre la PAC, energía o Fondos Feder

El objetivo con el apoyo a estas enmiendas es "defender los intereses" de Castilla y León y que los dictámenes definitivos los respalden
La Junta de Castilla y León ha apoyado 41 enmiendas presentadas en el pleno del Comité de las Regiones de la Unión Europea en el que se debaten 18 proyectos de dictamen con temas "cruciales" para la Comunidad, en especial los cuatro proyectos sobre los próximos reglamentos que regularán los fondos de la política de cohesión de la Unión Europea a partir de 2013 y las propuestas legislativas acerca de la reforma de la Política Agrícola Común (PAC) y de desarrollo rural después de 2013.

La directora general de Relaciones Institucionales y Acción Exterior, María de Diego, ha asistido a la celebración de esta 95ª sesión plenaria del Comité en calidad de miembro suplente del presidente de la Junta de Castilla y León.

Castilla y León, como miembro de la Comisión de Recursos Naturales (NAT) y de la Comisión de Política de Cohesión Territorial (COTER), celebradas ambas durante el mes de marzo, ha tenido ocasión ya de participar en el debate y presentar las correspondientes enmiendas en los proyectos de dictamen señalados.

A lo largo de la 95ª sesión plenaria del Comité de las Regiones, Castilla y León ha mantenido las posturas defendidas en estas comisiones y ha apoyado 41 enmiendas, de las que 18 han sido aprobadas, siete rechazadas y el resto contarán con un "texto de compromiso".

María de Diego, en declaraciones recogidas por Europa Press, ha destacado la "participación activa" de Castilla y León, ya que en esta sesión plenaria se han debatido 494 enmiendas de carácter técnico, de las que 41 han tenido participación de la Comunidad.

En concreto, se ha trabajado en seis enmiendas del Fondo Europeo Desarrollo Regional, cinco del Fondo social europeo; dos del Programa de la UE para el cambio y la innovación sociales; tres de reunificación familiar; quince de eficiencia energética en las ciudades y regiones; nueve de Propuestas legislativas PAC; y una de Erasmus para todos, que se suman a 105 enmiendas de la delegación española.

El objetivo con el apoyo a estas enmiendas es "defender los intereses" de Castilla y León y que los dictámenes definitivos los respalden.

En el caso de la PAC, María de Diego ha recordado que se trata de que se mantenga el relevo generacional en el sector agrario y el alimentario, que la Comisión revise la propuesta de eliminar los derechos de plantación y que tenga en cuenta el azúcar, la leche y los viñedos.

En el ámbito de las políticas de cohesión, se trata de defender que se mantenga el apoyo a las regiones con baja densidad de población y los fondos estructurales se mantengan para las zonas que han tenido desarrollo.

Materias importantes para Castilla y León
Los principales dictámenes que se han debatido en el pleno y son importantes para Castilla y León son el Reglamento general sobre los fondos del marco estratégico común, Fondo Europeo de Desarrollo Regional, Fondo social europeo, Fondo de Cohesión, Revisión del marco legislativo de la Red Transeuropea de Transportes, Eficiencia energética en las ciudades y las regiones, incluido un estudio sobre las diferencias entre las zonas rurales y urbanas, Propuestas legislativas sobre la reforma de la Política agrícola Común y de desarrollo rural después de 2013.

Fuentes de la Junta han señalado que la Comunidad ha desempeñando un papel muy activo en el CdR desde que en febrero de 2008 se atribuyó a Castilla y León la Presidencia del Comité, que ejerció hasta febrero de 2010. Desde esa fecha y durante dos años y medio ejercerá la Vicepresidencia. Se han elaborado más de 300 enmiendas a los dictámenes del CdR relativos las propuestas legislativas en las 25 sesiones plenarias en las que se ha participado y en las reuniones de las Comisiones NAT y COTER del CdR de los que Castilla y León es miembro.

En relación con el futuro de la política de cohesión, la Comisión COTER, en su reunión del pasado 5 de marzo celebrada en Lisboa, se pronunció sobre temas relevantes para la Comunidad como la necesidad de que la política de cohesión deba seguir beneficiando o no a todas las regiones de la UE, o sólo a las más desfavorecidas, el grado de vinculación de la política de cohesión con los objetivos de la Estrategia 2020 de la UE, la posibilidad o no de que las grandes empresas sean beneficiarias de ayudas provenientes de estos fondos, el equilibrio entre zonas urbanas y rurales o sobre el tratamiento que esta política ha de dar a los desafíos demográficos graves y permanentes como la baja densidad, la dispersión o el envejecimiento.

En esta reunión de la Comisión COTER, Castilla y León defendió la importancia de la política de cohesión, como instrumento indispensable para reducir los desequilibrios sociales, económicos y territoriales entre las regiones de la Unión Europea, así como la mejor herramienta para conseguir los objetivos de la Estrategia 2020.

Castilla y León apostó por el mantenimiento de una política de cohesión fuerte, indispensable no sólo para las regiones más débiles, sino también para que las regiones desarrolladas continúen recibiendo fondos que impulsen su crecimiento, y, de ese modo, seguir avanzando.

A través de las contribuciones a los distintos proyectos de dictámenes, Castilla y León puso de manifiesto la especificidad del territorio que presenta nuestra Comunidad Autónoma, con el fin de que se refleje en medidas de discriminación positiva para la canalización de los fondos que posibilitarán un mayor crecimiento hacia las regiones que presentan desventajas demográficas. En este sentido interpuso seis enmiendas dirigidas fundamentalmente a reforzar el tratamiento prioritario que la actual propuesta de Reglamentos de la Política de Cohesión otorga a las regiones con baja densidad de población.

Asimismo, en la reunión de la Comisión NAT, celebrada el 26 de marzo celebrada en Bruselas, Castilla y León defendió los intereses de la Comunidad ante las instituciones y organismos de la UE, presentando trece enmiendas al proyecto de Dictamen sobre la reforma de la PAC, sosteniendo que la PAC debe permitir a los agricultores disponer de un nivel de vida equitativo con respecto al conjunto de la sociedad, y que este objetivo debe ir acompañado de medidas de estabilización de los mercados que garanticen precios regulares a los productores.

Por otro lado, ya en el Dictamen aprobado en la sexta reunión de la NAT de hace un año sobre "La PAC en el horizonte de 2020: responder a los retos futuros en el ámbito territorial, de los recursos naturales y alimentario" se subrayaba la importancia de que la futura PAC mantuviese una dotación presupuestaria, al menos, equivalente a la actual para garantizar un nivel básico de renta para los agricultores. Finalmente, el Dictamen fue aprobado en la 90ª Sesión Plenaria del Comité de las Regiones de Mayo de 2011, por mayoría.

En esta sexta reunión de la NAT, Castilla y León también logró que se aceptaran dos de las enmiendas propuestas, cuyo contenido fue decisivo al conseguir que se incluyese en el texto la mención expresa al papel del sector remolachero y azucarero, vital para la región, que es la mayor productora de remolacha de España.