La Junta afronta un calendario “ajustado al máximo” para que el PET-CT de Salamanca esté en servicio “cuanto antes”

Con el objetivo de que sea de referencia para toda la Comunidad y realice 2.470 estudios anuales en pacientes oncológicos

El consejero de Sanidad de la Junta de Castilla y León, Antonio María Sáez Aguado, ha manifestado que la Administración está afrontando un calendario “ajustado al máximo” para que el sistema de diagnóstico PET-CT esté en servicio “cuanto antes” en el Complejo Hospitalario de Salamanca.

 

Actualmente, según el máximo responsable de la Consejería, se está avanzando en los “trámites internos” dentro de un “complejo” procedimiento para su instalación definitiva en el diagnóstico del enfermedades oncológicas.

 

Con este fin, el Consejo de Gobierno ya autorizó el pasado 4 de julio un contrato de suministro, por importe de 2.938.342 euros y por un periodo de cuatro años, para el arrendamiento con opción de compra de un aparato PET-CT con destino al Complejo Asistencial Universitario de Salamanca, con el objetivo de que sea de referencia para toda la Comunidad y realice 2.470 estudios anuales en pacientes oncológicos.
 

 

 El PET-CT es un equipo diagnóstico de última generación que combina tomografía computada (CT en inglés) con tomografía por emisión de positrones (PET) en una misma imagen.

 

Con la fusión que permite la cámara PET-CT, se realizan ambos estudios al mismo tiempo, gracias a lo cual es posible obtener imágenes muy claras que combinan la parte anatómica que muestra el CT con la de función celular que proporciona el PET. Esta unión de las dos técnicas hace que el estudio mejore el diagnóstico y la interpretación de resultados.

 

   La previsión de la Consejería de Sanidad es que las obras necesarias para la instalación del equipo se inicien en abril de 2014 y tengan una duración de siete meses, de manera que el equipo esté en funcionamiento desde finales de 2014 hasta el año 2025 inclusive -la vida útil de estos aparatos de alta tecnología es de unos doce años-.

 

   La compra del PET-CT permitirá al Servicio de Salud de Castilla y León realizar una serie de pruebas y tratamientos oncológicos de altas prestaciones con medios propios, algo que hasta la fecha se ha realizado a través de la concertación. Es más, con este equipo se podrán llevar a cabo al año 2.470 estudios, cifra superior la demanda actual de la Gerencia Regional de Salud -en torno a 2.200 pruebas anuales-.

 

   Gracias a la eliminación de la concertación, se ha estimado un ahorro, en los 12 años de vida útil del equipo, de aproximadamente 10,9 millones de euros. A esto hay que sumarle la ventaja, gracias al arrendamiento con opción de compra, de que se podrán realizar los estudios desde el primer día sin que la Administración se vea obligada a abonar en un año el coste del equipo más las obras.

 

   Este equipo es el primero de estas características que adquiere el Servicio de Salud de Castilla y León y se destinará básicamente en pacientes oncológicos para la realización de la siguiente actividad: diagnóstico tumoral, guía para facilitar la realización de biopsias, planificación del tratamiento en oncología radioterápica y monitorización de la quimioterapia.