La Junta admite dificultades para que Vega Terrón reciba mercancías y ser totalmente atractivo al turismo

Imagen desde Portugal del muelle de Vega Terrón. Foto: F. Oliva

El director general de Transportes alude a problemas con las esclusas y la profundidad del río, y también para el turismo por las presas, aunque el muelle está totalmente parado tras permitir la Diputación que la empresa concesionaria no hiciera nada y no pagara ni un euro durante 18 años.

El director general de Transportes de la Junta de Castilla y León, Ignacio Santos, ha reconocido la existencia de dificultades para potenciar el transporte de mercancías a través del puerto fluvial de Vega de Terrón (Salamanca). Este muelle, dependiente de la Diputación de Salamanca, ha fracasado en su intento de convertirse en punto de entrada de mercancías por la dejadez del equipo de Gobierno de La Salina, que permitió que la empresa concesionaria estuviera 18 años sin pagar el canon y que, además, no se promocionara el desarrollo del enclave.

 

Un informe interno revelado el año pasado denuncia que la empresa que explota el muelle no pagó el canon, tampoco abonó las garantías contracturales ni ejecutó obras comprometidas, opera sin seguro a todo riesgo e intentó que la Diputación aumentara las tarifas. En total, más de 600.000 euros de incumplimientos que han pasado inadvertidos durante más de 18 años. A los que hay que sumar el último año y medio ya que la Diputación se dejó pasar los plazos para tramitar la expulsión de la empresa concesionaria y la reclamación de cantidades, aunque sólo se puede recuperar una mínima parte al estar prescrito todo menos los dos últimos años.

 

En su visita al Colegio Fonseca de Salamanca para inaugurar la jornada 'La contribución del Transporte Marítimo de Corta Distancia a la mejora del balance de emisiones del cargador', Ignacio Santos ha puesto de relieve el "problema" para un mayor llenado de las esclusas así como la necesidad de dragados que diesen mayor profundidad al curso del río, que se sumarían a las dificultades medioambientales que podrían suponer estas actuaciones. También, ha recordado los derechos de aprovechamientos hidroeléctricos que también existen en la zona y la posibilidad de que estas intervenciones podrían hacer "menos atractivo" su uso para el turismo.

 

 

Estos problemas son conocidos y relegan el muelle a una instalación para la recepción de viajeros, también con algunas dificultades. El director general de Transportes ha dicho que los cruceros de viajeros por el cauce están "funcionando muy bien", pues son muchos los interesados en recorrer el curso del Duero que une La Fregeneda (Salamanca) y Oporto. Santos ha explicado que estos proyectos que apuestan por esta "combinación" de mercancías y pasajeros, aunque existen "algunos", "no están muy avanzados" y actualmente el muelle está "más orientado actualmente al turismo".

 

Eso sí, cuando desembarcan los turistas se encuentran con una imagen desoladora: la el centro de recepción de turistas que no ha llegado a abrir desde su inauguración y que ya presenta un deterioro importante.

 

 

No obstante, el director general ha recordado que este enclave ya sirvió para el transporte de una bobina de una central hidroeléctrica que llegó al puerto de Vigo y que no pudo continuar por carretera debido a sus grandes dimensiones. Pero esta ha sido una excepción a lo largo de su trayectoria

Noticias relacionadas