La Junta abre diligencias al hotel Corona Sol tras anularse su actual licencia de funcionamiento

Edificio del hotel Corona Sol.

La delegación territorial confirma a las asociaciones de vecinos que abrirá diligencias para un posible expediente sancionador ya que el edificio carece de licencia para su actividad desde que el TSJ la anuló en noviembre.

La delegación territorial de la Junta de Castilla y León ha abierto diligencias para analizar la situación del hotel Corona Sol, que actualmente carece de licencia tras anular el Tribunal Superior de Justicia la que le concedió el Ayuntamiento de Salamanca para su cambio de uso, de residencial a hotel, promovida para intentar arreglar la situación generada por un exceso de edificabilidad.

 

La Junta recibió a principios de enero una carta de la Asociación Avemur y de la Asociación del barrio de San Bernardo (Asanber) en la que ambas denunciaban que tanto el hotel Corona Sol como el restaurante del hotel carecen a día de hoy de licencia para realizar las respectiva actividades ya que la licencia de cambio de uso que las amparaba fue anulada por sentencia firme por el Tribunal Superior de Castila y León. Esa setencia se conoció el pasado noviembre y supone la anulación de una nueva actuación del Ayuntamiento de Salamanca en favor del promotor del edificio.

 

Aunque según fuentes del caso la licencia se anulaba porque el proyecto está firmado por un técnico y no por un arquitecto, el caso es que el edificio y las actividades que alberga están sin licencia vigente ya que el Ayuntamiento de Salamanca la concedió en base a ese proyecto que ahora no se considera suficientemente avalado por un profesional. El consistorio ya ha anunciado su intención de subsanar el problema con la aprobación de un nuevo proyecto firmado por un arquitecto y aportado por el promotor. Pero a día de hoy, y desde finales de noviembre, ha ejercido sin los parabines legales obligatorios.

 

Por este motivo, los vecinos han pedido que se actúe, y lo han hecho ante la administración que tiene la competencia, concretamente, el servicio territorial de Turismo. La respuesta ha llegado casi dos meses después de la misiva, que llegó al registro de la Junta el día 5 de eneor, con una comunicación que con fecha 25 de febrero anuncia la apertura de diligencias y, en caso necesario, de un expediente sancionador si se encuentra que ha habido ilegalidades. Como se ha dicho, a día de hoy el edificio carece de licencia de uso para la actividad que alberga.

 

Los vecinos, no obstante, no se muestran nada conformes porque considera que durante todo este tiempo no se ha tomado ninguna medida cautelar y el Ayuntamiento de Salamanca ha permitido que siga abierto a pesar de la flagrante falta de licencia. Del mismo modo, todo parece indicar que este proceso del expediente sancionador se alargará durante meses y en una nota de prensa las dos asociaciones denunciantes aseguran "que la Junta no tiene ninguna intención de paralizar dichas actividades".

 

 

LARGA CADENA DE DECISIONES

 

No parece fácil que el equipo de Gobierno vaya a cambiar el rumbo de sus decisiones, en las que ha estado siempre, desde el punto de vista normativo, más inclinado a no perjudicar al promotor. De hecho, a lo largo de los últimos años y para resolver el conflicto ha intentado un cambio del Plan General de Ordenación Urbana, el cambio de uso citado y llegó a promover un estudio de detalle para legalizar las actuaciones urbanísticas hechas.

 

En marzo de 2013 la justicia ya dio la razón a los vecinos, y lo ratificó en febrero de 2014, en su denuncia contra el estudio de detalle para legalizar las actuaciones. Ese estudio es el que concedió más edificabilidad a la parcela y permitió construir 800 metros cuadrados de más, permitiendo las dimensiones por las que ahora protestan los vecinos. Pese a ello, en febrero de 2015 el Ayuntamiento de Salamanca aprobó una modificación puntual del PGOU para legalizar la actuación urbanística.