La Junta abate una loba en Valdelosa y cumple con el cupo establecido

El abatimiento se produjo en torno a las 04.00 horas en una zona denominada Rimas de la Encomienda, en el término de Valdelosa.

La patrulla de seguimiento de fauna de la Junta de Castilla y León ha abatido esta mañana un ejemplar de lobo ibérico (Canis lupus signatus) en la localidad de Valdelosa, una medida de control permitida por el Plan de Conservación y Gestión del Lobo y autorizada por la Dirección General del Medio Natural, ante los ataques que venían sufriendo las explotaciones ganaderas de la zona. Se trata de una hembra, de entre dos años y dos años y medio de edad y de 26 kilos de peso.

 

Como consecuencia de los ataques producidos a la ganadería en los últimos meses en la comarca de Salamanca, el personal de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente ha estado realizando una serie de aguardos al lobo en la zona. Como resultado de éstos, la Patrulla de Seguimiento de Fauna formada por personal especializado del Servicio Territorial de Medio Ambiente de Salamanca, ha abatido un ejemplar de lobo ibérico.

 

La decisión de eliminar un ejemplar se toma en el marco de las excepciones de la Directiva Hábitats y ante individuos que presentan una especial querencia al ganado doméstico, siendo éstos los son responsables de la mayor parte de los ataques, por lo que su control disminuye de manera significativa el número de siniestros.

 

Esta actuación se realiza de manera excepcional y como complemento a las medidas que ya se vienen poniendo en práctica para compatibilizar la existencia de la especie al sur del Duero con la actividad ganadera, tales como la compensación de daños, la asistencia técnica a los ganaderos para la tramitación de las ayudas, la construcción de cercados móviles y fijos para el ganado y la entrega de perros mastines.

 

La Junta de Castilla y León aprobó en 2008 el Decreto por el que se puso en  marcha el Plan de Conservación y Gestión del Lobo en Castilla y León, con una inversión de 5.765.000 euros para sus primeros diez años de vigencia y dos objetivos básicos: asegurar el mantenimiento de un estado de conservación favorable de la especie y minimizar el conflicto social.

 

En Castilla y León el lobo está sufriendo una expansión que ha supuesto un incremento de las densidades en los territorios ocupados y su aparición en comarcas en las que no estaba presente hace tiempo. En este momento, desde la Consejería se trabaja en la elaboración del censo de lobos en las reservas regionales de caza y al sur del Duero.