La joven acusada de tres robos con arma blanca y tijeras acepta 7 años de pena

Conformidad. El juicio no se celebró porque la acusada aceptó la condena, antes del juicio. Topas. Tras los hechos, ingresó en prisión en diciembre
M. S. B. / E. G.

La joven portuguesa, acusada de robar en tres ocasiones, a punta de cuchillo y tijeras, en distintas zonas de la ciudad, aceptó ayer siete años de prisión, minutos antes de que tuviera lugar la vista oral que la juzgara. M. O. M. D. A., de nacionalidad portuguesa, se enfrentaba a 14 años y medio de prisión acusada de cometer tres robos con violencia e intimidación, en los cuales empleó un objeto punzante. El arresto de la joven por parte de la Policía Nacional se produjo el 9 de diciembre del pasado año, en torno a la 01.00 hora, cuando los agentes, tras recibir una llamada que avisaba de un robo, acudieron a una residencia de estudiantes ubicada en la avenida de los Maristas, número 16. En el lugar, una de las jóvenes residentes sufrió un robo con intimidación con un arma blanca al acceder al portal de la residencia. Tras ser amenazada, la víctima le entregó el monedero, en el que llevaba tarjetas bancarias y de la Universidad, además de su documentación, el permiso de conducir de Reino Unido y 20 euros. La presunta autora del robo fue detenida minutos después en la calle Doñinos. Posteriormente, las investigaciones efectuadas por la Brigada de Policía Judicial permitieron determinar que a la detenida M. O. M. D. A., le constan 13 antecedentes con tres identidades distintas, es autora presuntamente de otros dos delitos de la misma tipología. Uno de ellos denunciado el día 3 de diciembre, cuando junto a otra mujer e intimidando con unas tijeras se apoderó de la cartera con documentación y 60 euros de un ciudadano en la calle Arapiles. El otro robo fue denunciado el 6 de diciembre, cuando utilizando un objeto punzante, se apoderó presuntamente de un chaquetón de piel y un teléfono móvil de otro varón, en la avenida de Villamayor.

Tras declarar ante el juez de Guardia por los hechos, la imputada ingresó en el centro penitenciario de Topas. Por estos hechos, el Ministerio Público imputaba a la acusada tres delitos de robo con violencia e intimidación y solicitaba por cada uno de los delitos una pena de cuatro años y diez meses de prisión.