La inversión de 1,8 millones de euros en tres campos de hierba artificial, parada más de un año

El Ayuntamiento anunció en junio de 2013 las actuaciones en los campos de la Federación, el único en obras, y Reina Sofía y tiene sin adjudicar los de Chamberí y La Salud y cerrada La Aldehuela cuando las competiciones están a punto de empezar.

La renovación de buena parte de los campos de fútbol de Salamanca, a los que se iba a dotar de césped artificial, era uno de los principales compromisos del Ayuntamiento de Salamanca en materia de instalaciones deportivas, pero la inversión todavía no es patente por el retraso en las adjudicaciones y las obras. Esta situación no solo constituye el incumplimiento de compromisos contraídos muchos meses atrás, sino que tiene en el aire la actividad en muchos campos de fútbol a pocas semanas del inicio de las competiciones.

 

Este martes el grupo municipal socialista ha denunciado el incumplimiento del alcalde Fernández Mañueco con el campo de Chamberí, pero actualmente son cuatro los campos de fútbol que siguen esperando la deseada hierba sintética. Y eso a pesar de que hace más de un año que se anunciaron algunas de las actuaciones. Es el caso de la inversión de un millón de euros en los campos de la Federación y del Reina Sofía, anunciada en junio de 2013. En el primer caso, la empresa adjudicataria se afana estos días para sacar adelante las obras del segundo campo del complejo. Pero nada se sabe de Reina Sofía, que requiere de unos 500.000 euros de inversión y que no ha sido adjudicado todavía.

 

En la misma situación están los campos de Chamberí y La Salud, en licitación desde finales de junio y que no han sido adjudicados todavía. El primero ha salido a concurso por 699.000 euros y el segundo, por un importe de 562.000 euros. En total, cerca de 1,8 millones de euros en actuaciones que están pendientes. Además, está pendiente la apertura de los campos de fútbol construídos en el complejo de La Aldehuela, que tenían que estar disponibles este mes de septiembre y que no se han abierto por las dificultades de la empresa adjudicataria para retomar las obras.

 

Esta situación perjudica a varios clubes que ya se ven sin las mejoras prometidas o con problemas para encontrar campo si se inician las obras. Es el caso del club de Chamberí, al que se ha propuesto el traslado al Zurguén ya que su campo puede no estar disponible (las obras no han sido adjudicadas); el club está bastante molesto con la situación. O el de Unionistas, al que se prometió el uso de las instalaciones de La Aldehuela y que han tenido que ser trasladados al Rosa Colorado ante el hecho de que la ciudad deportiva sigue cerrada.

Noticias relacionadas