“La intensidad es un déficit que tiene el equipo y que hay que cubrir lo antes posible”

 
T. S. H.

Vehemente durante todo el entrenamiento de ayer, casi como todos los días, Pepe Murcia explicó que esa forma suya de estar encima de los jugadores “no es por la última derrota, es porque hay que entrenar así con una intensidad próxima a la competición”.

En diez días es la palabra que más ha repetido, intensidad. “Sí es un déficit que tiene el equipo y que hay que cubrir lo antes posible. No voy a cejar en el empeño de recordárselo en cada momento que vea que perdemos esa concentración que te lleva a poder jugar luego con la intensidad debida en cada momento”, explicó. “Dicen que el mejor equipo del mundo es el Barcelona y ellos trabajan con mucha intensidad y concentración. Si los espejos tienen que ser los grandes equipos... No hay que agobiarse con este tema pero sí tratar de conseguirlo como un concepto necesario en el fútbol”.

Lo bueno para él tras el varapalo en Alcorcón es que llegue un partido pronto. “Es el lado positivo. Perseguimos una victoria y ojalá llegue para no tener que recordar más ese 4-0”. Tras esa derrota asegura que “no habrá revoluciones. Hay que jugar en función de cómo uno quiera ganar ese partido. Tener en cuenta los detalles del equipo contrario y ver situaciones que se han podido producir del partido anterior. Habrá que esperar un poco”.

Existe la duda de si podrá estar Bernabé pero es una cuestión física porque Murcia asegura que el 4-0 no tiene que pasarle factura ni a él ni a nadie. De hecho el once no lo tiene decidido y al que salga sólo le pide una cosa. “Ya he dicho que a los jugadores hay que verlos en competición y hoy todavía no me he planteado la alineación. A mí lo que me preocupa es ver al grupo a lo mejor desmotivado, o que no coja los conceptos o la intensidad pero a nivel de alineación no me preocupo mucho por ese tema. En la ficha de todos los jugadores pone Unión Deportiva Salamanca y el único interés que tiene que haber es ese equipo. Los once que salgan son del Salamanca y tienen que dejarse la piel de una puñetera vez en el terreno de juego y ganar de una vez el partido. No nos tenemos que fijar mucho en los nombres sino en el fondo que es la UDS”.

Insiste en el valor anímico de los puntos. “Este equipo, como todos, necesita un triunfo. Quizás éste más porque diez derrotas consecutivas hacen daño. Cuando el equipo ha ido con el viento a favor todo el mundo estaba en el barco metido, cuando se vuelve en contra hay que ver la reacción que tiene el grupo y las individualidades. Cada uno tiene una forma de ser, una personalidad, un carácter. Hay gente que es joven y tiene carácter pero todos están por la labor de aglutinar esfuerzos”.