La industria cárnica y el potencial en investigación, claves de la estrategia industrial para Salamanca

El secretario provincial, Fernando Pablos, y el coordinador Javier Izquierdo.

Confaes, UGT y CCOO plantean al PSOE la necesidad de apostar por la industria agroalimentaria y de aprovechar todo lo relacionado con investigación para un futuro plan industrial específico de Salamanca.

El PSOE se ha reunido hoy en Salamanca con los agentes sociales más representantivos para recoger las aportaciones para un futuro plan director de promoción de la industria que los socialistas están desarrollando como contrapropuesta al de la Junta de Castilla y León. Eso ha llevado a su coordinador en materia económica, Javier Izquierdo, a sentarse en la mesa con representantes de Confaes, con su presidente Juan Manuel Gómez al frente, UGT y CCOO, las tres organizaciones más representativas y que legalmente constituyen el diálogo social.

 

De la reunión ha salido una propuesta fundamental por parte de empresarios y sindicatos: la necesidad de apostar por la industria más fuerte de Salamanca y por la que tiene más potencial. Se trata de la agroalimentaria, y la cárnica en concreto, y de todos los sectores vinculados a la investigación. Para la primera, los empresarios han pedido medidas de apoyo que permitan potenciarla y mejorar su posición en el mercado, ya de por sí buena.

 

Para la segunda, el PSOE ha planteado a los agentes sociales un plan que se apoya en tres pilares. Por un lado, el compromiso de llegar al 3% del PIB en I+D+i antes de 2020, para lo cual los socialistas reclaman que la Junta triplique la inversión prevista: de los 110 millones actuales a 350.

 

Y que apueste por volcar la financiación pública en aquellas líneas de investigación básica, que no cuenta con la inyección de dinero que sí tiene la investigación aplicada a productos, pero que son fundamentales como punto inicial de una investigación dirigida a medidas concretas. Han puesto el ejemplo de la investigación genética, que aunque no esté directamente enfocada a la producción de fármacos, sí puede ser el origen de avances que permitan un desarrollo médico.

 

Además, los socialistas han insistido en el plan de retorno de talento investigador y científico, para el que piden 5 millones de euros que sirvan para atraer de nuevos a los  1.000 investigadores y profesionales de alta cualificación que se han marchado.