La incógnita Cesc

GOLPE INOPORTUNO. Se dañó el peroné y fue trasladado a una clínica para realizar las pruebas que descartaron otra fisura pero tendrá complicado jugar como estaba previsto
EFE / Durban
El español Cesc Fábregas, centrocampista internacional del Arsenal, se entrenó junto al resto de compañeros de la selección española en el estadio Princess Magogo de Durban, en la última sesión previa a la semifinal del Mundial contra Alemania. Cesc Fábregas se lastimó en el entrenamiento del lunes en Potchestroom en el peroné derecho, al hacer un mal gesto y hoy mismo, nada más llegar a Durban pasó unas pruebas radiológicas, un escáner y una radiografía, que descartaron lesión ósea alguna y dejaron al jugador de Barcelona “pendiente de evolución” y en ningún caso descartado para el partido.

El resultado de las pruebas tranquilizan a Cesc, que estaba espectante tras realizar un mal gesto y sentir dolor en el peroné derecho, la misma zona que se lesionó el pasado 31 de marzo y por una fisura le obligó a pasar por quirófano.

Ayer, justo antes de la última sesión se vio a Cesc Fábregas junto a sus compañeros, en este caso con Gerard Piqué, Víctor Valdés y Pedro Rodríguez, y se le notaban gestos de dolor al golpear el balón.

En esta tesitura es más que improbable que esté en el once inicial y la incógnita es si estará en condiciones para salir a jugar en cualquier momento del partido en que Del Bosque lo considere oportuno. Como jugador de banquillo ha sido el más utilizado por el seleccionador para desatascar los encuentros, sobre todo frente a Paraguay, cuando su salida resultó providencial.
¿Cómo parar a Alemania?
No cuentan con Müller y eso les resta gol, capacidad de sorpresa y potencia. Hay que vigilar el centro del campo y tener atado en corto a Schweinstiger, la verdadera brújula teutona. Khedira también le da salida al balón y Busquets y Xabi tendrán que trabajar duro durante los noventa minutos. Özil es el otro jugador desequilibrante de los alemanes, junto a un Podolski que se crece frente a defensores limitados y Klose, goleador de área por antonomasia. Es importante realizar una labor de contención que evite contraataques y asegure las bandas con ayudas rápidas.

En cuanto al ataque, Ramos debería prodigarse y, junto con Iniesta, incidir en la banda de Boateng, seguramente el más lento de los teutones. Los centrales no son rápidos y resultaría útil enviar balones largos a la espalda, aprovechando la velocidad de Villa, o la potencia de Fernando Torres. También es necesario que Xavi pueda desenvolverse con comodidad en la medular. Alemania es compacta, y sólida, bien dirigida y con pocas fisuras. Asusta, como todos los años por su competitividad extrema, y ahí hay que estar a su nivel.