"La igualdad no es una opción es una obligación"

Verónica Domíngez Hevia (i), de CCOO, y Fonsi Belafonte (d), de UGT (Foto; CAH)

CCOO y UGT se unieron para hacer públicas sus reivindicaciones con motivo del día Internacional de las Mujeres y denunciaron la situación en Salamanca, donde “la mayor tasa de temporalidad y trabajo a tiempo parcial están adscritos casi en exclusiva a las mujeres”.

 

La responsable del Grupo de la Mujer de la Mujer de CCOO,  Verónica Domínguez Hevia,  ha denunciado está mañana, con motivo de la celebración del Día Internacional de las Mujeres, “una situación socioeconómica de enorme precariedad para las mujeres”, ante lo que quiso reafirmar el compromiso del sindicato para “combatir la eliminación de todas las formas de discriminación y violencia contra las mujeres”. En este sentido, junto a Fonsi Belafonte Calama, secretaria de la Mujer de UGT, hizo un balance de 2015 y de legislatura negativo para la igualdad efectiva entre mujeres y hombres. Belafonte manifestó que "la igualdad no ya es una opción es una obligación".

 

Según resaltó, la situación sociolaboral  de la mujer sigue siendo “extraordinariamente precaria, con mayor segregación ocupacional, desempleo, creciente brecha salarial, mayor violencia de género, déficits en conciliación y corresponsabilidad, brechas en pensiones y protección social”, lo cual, a su juicio, se evidencia en la insuficiencia e ineficacia de las políticas públicas implementadas para combatir el grave problema de la discriminación laboral y de la violencia estructural contra las mujeres.

 

En concreto en el ámbito laboral, destacaron la situación en Salamanca donde la tasa de paro de los varones es menor que la de las mujeres, ya que el paro femenino supone un 56,12 por ciento del total (31.188 personas desempleadas). CCOO y UGT asegura que “la mayor tasa de temporalidad y trabajo a tiempo parcial están adscritos casi en exclusiva a las mujeres”. Verónica Domínguez llamó especialmente la atención sobre el sector servicios, que aglutina a más del 68% mujeres en desempleo. Además, de ser “el que más precariedad provoca, con los peores salarios y con una gran temporalidad y parcialidad, siendo por otro lado, este el sector más feminizado”.

 

En esta línea, la portavoz de UGT, Fonsi Belafonte, se centró en el sector de la atención domiciliaria, en el que aseguró que se dan situaciones laborales especialmente discriminatorias con sueldos por debajo del subsidio de renta garantizada, ausencia de protección de riesgos laborales e incluso casos de acoso sexual.

 

Denunció que la Administración no valora los servicios públicos en general pero aún menos la ayuda domiciliaria, porque “está en manos de mujeres muy baratas, productivas y explotadas”.

 

En este contexto: UGT y CCOO exigen un impulso Diálogo Social y la Negociación Colectiva para el desarrollo efectivo de la normativa igualitaria, con políticas activas, planes y medidas de igualdad para el empleo de calidad de las mujeres, combatir las brechas de género, eliminar la violencia contra las mujeres, avanzar en conciliación y corresponsabilidad y ampliar la protección social. También reclamaron avanzar en la toma de decisiones de las mujeres, con presencia paritaria en todos los órganos de representación y decisión del conjunto de las estructuras sociales y económicas de la sociedad española, combatiendo la cultura patriarcal que sigue promoviendo la desigualdad en el acceso al poder de mujeres y hombres.