La IGP Lechazo de Castilla y León marca las primeras canales con las nuevas etiquetas de la marca

Pretende que "el consumidor final siga teniendo las mayores garantías sobre la procedencia de los lechazos amparados bajo su sello"
Los técnicos de la Indicación Geográfica Protegida Lechazo de Castilla y León iniciaron esta semana el marcaje de las primeras canales que se van a comercializar con las etiquetas y vitolas aprobadas en el nuevo reglamento de este sello de calidad, publicado en el Boletín Oficial de Castilla y León el pasado lunes 13 de febrero.

El presidente del Consejo Regulador, Alfonso Sanz explicó que las etiquetas y vitolas rojas se seguirán colocando en todos aquellos lechazos que procedan de las razas churra, castellana y ojalada, que ya estaban protegidas, mientras las negras diferenciarán las canales de los ejemplares de la nueva raza amparada por la IGP Lechazo de Castilla y León: la assaf española.

Con esta nueva identificación, según Sanz, la IGP pretende que "el consumidor final siga teniendo las mayores garantías sobre la procedencia de los lechazos amparados bajo su sello".

La inclusión de la nueva raza, insistió, permitirá incrementar el potencial de sacrificio y comercialización dentro de la IGP Lechazo de Castilla y León, aumentando el valor añadido para este producto y por lo tanto la rentabilidad de las explotaciones de ganado ovino.