La I subasta de ganado equino queda desierta y los siete ejemplares no encuentran comprador

El precio de salida de las cabezas de ganado oscilaba entre 1.000 y 6.000 euros
El Concurso Morfológico y Funcional de Caballos, que ha celebrado sus bodas de plata, ha concluido en el recinto ferial con la celebración de una subasta de siete ejemplares que no ha encontradom comprador, por lo que las previsiones más realistas se han cumplido.

"Sabíamos que podía pasar esto; no nos ha pillado por sorpresa pero se trata de la primera vez que se realiza esta puja debido a la demanda de los propios ganaderos para intentar dar un empujón a un mercado que está muy parado". Así lo reconocía la presidenta de Cescale y organizadora del evento junto a la Diputación, Isabel Aguilar, quien destacó además que la valoración del certamen es "positiva porque creo que después del esfuerzo de la asociación, los ganaderos y la Diputación ha quedado algo muy digno y que ha merecido la pena dada la situación actual por la que atraviesa el sector", señaló Aguilar.

No obstante, la presidenta de Cescale señala que más allá de la cantidad de animales presentes en este concuros, 80, "la calidad es lo que más ha llamado la atención porque varios ejemplares han superado los 100 puntos, cuando lo máximo son 140, y eso es para estar más que satisfechos".

El precio de puja de los animales oscilaba entre los 1.000 euros del de menor precio y 6.000 el que más, pero ninguno de los siete que salió a subasta pudo obtener el merecido reconocimiento de salir vendido del recinto.

Por último, Aguilar no quiso olvidar que este certamen coincidía en el tiempo con uno que se ha celebrado en Valencia y que también ha bajado la asistencia de animales por la crisis del sector, "por lo que debemos estar contentos por lo conseguido", concluyó.