La I Carrera Solidaria consigue abrir un comedor para los niños de Nicaragua durante un mes

Gracias a los patrocinadores del evento, Fuenteguinaldo recauda alrededor de 2.000 euros para la ONG Hijos del Maíz. Todas las imágenes en esta GALERÍA

Fuenteguinaldo celebró el sábado 18 la 1ª Carrera Solidaria Hijos del Maíz, organizada por la asociación cultural El Charaíz, con la colaboración del Ayuntamiento de Fuenteguinaldo, a beneficio de la ONG Hijos del Maíz. En este caso, alrededor de 200 participantes en la prueba absoluta recorrieron 5 kilómetros (a las 19.30 horas), y el ganador Rubén Morán, de Ciudad Rodrigo, recibió un trofeo como premio por su buena participación.

“Se trataba de una carrera no competitiva”, afirmó Domingo Luna, organizador del evento. “Los beneficios recaudados gracias a los patrocinadores han ido para la ONG Hijos del Maíz y según ha informado el tesorero de la organización han conseguido el equivalente a tener un mes abierto un comedor infantil en Nicaragua para dar de comer a los niños necesitados. En dinero vendrían a ser alrededor de 2.000 euros”, aseguró Domingo Luna.

En total, las categorías que participaron fueron: chupetines, de 3 a 6 años; benjamines, de 7 a 9 años; infantiles, de 10 a 12 años; cadetes, de 13 a 15 años; senior, de 16 a 34 años; y veterano, de 35 años en adelante.

Asociación Hijos del Maíz

La Asociación “HIJOS DEL MAÍZ” nace como compromiso de un grupo de personas que como voluntarios comparte un tiempo de su vida en favor de los más desfavorecidos desde la gratuidad más absoluta.

En septiembre de 1999, al regreso de una experiencia vivida en Nicaragua como voluntarios, después de la tragedia del Huracán Mitch, un grupo de personas de Ciudad Rodrigo que allí habíamos trabajado, nos proponemos formar una asociación que nos implique con los desfavorecidos de aquel país durante todo el año, y no sólo los dos meses que con ellos compartimos. Nos dimos cuenta que nuestra tarea allí era importante, pero que nuestra ayuda debería ir más allá.

Nuestros primeras acciones consistieron en apoyar proyectos que grupos ya estaban realizando. De esta manera apoyamos un comedor infantil. Con este fin nos fuimos implicando en esta tarea, dándonos cuenta de que la misma no podía concluir una vez que habíamos regresado. Ahora podemos decir con alegría que tenemos nuestros propios proyectos encaminados a paliar la grave situación de injusticia y abandono en la que viven muchísimas personas.