La huelga del sector público examina hoy el efecto del ‘tijeretazo’ social del Gobierno

20.00 horas. UGT, CCOO y CSI-F llaman al conjunto de la sociedad a mostrar su rechazo a las medidas antidéficit en una concentración en la calle Gran Vía
J. Romero

Zapatero se enfrentará hoy a la primera gran movilización laboral en sus seis años de mandato. El tijeretazo en las nóminas de los empleados públicos provocará hoy una huelga general de los funcionarios, convocada por UGT, CCOO y CSI-F y refrendada por la mayoría de sindicatos representantes de colectivos afectados por el recorte de sueldos, desde médicos hasta profesores, pasando por policías y guardias civiles. Todo un ensayo para un hipotético paro general que se celebraría, a falta de fecha concreta, a finales de este mes.

Ahora bien, la llamada de los sindicatos a la movilización no se detiene hoy en los empleados públicos. La intención de los sindicatos es que la respuesta sea de “toda la sociedad”, explica Jesús María López, portavoz de la Administración Pública de CCOO. El paro, de 24 horas, contará como acto central con una concentración a las ocho de la tarde en la calle Gran Vía ante la Subdelegación del Gobierno, con el lema Contra los recortes sociales y laborales. Movilízate.
“Los trabajadores tienen que ser conscientes de la situación. Nos estamos jugando toda la negociación colectiva del ámbito público”, sostiene, por su parte, Antonio Rodríguez, secretario provincial de la Federación de Servicios Públicos de UGT. Las llamadas a la participación de los funcionarios y del resto de la sociedad en la huelga se producen tras los pobres resultados de las concentraciones registradas ayer entre las 12.00 y las 12.15 horas, admiten desde CCOO y UGT. El presidente provincial de CSI-F, José Manuel de León, se declara, en cambio, “bastante satisfecho” y considera “significativas” las protestas realizadas en las puertas de los juzgados, del Hospital Clínico, Diputación, Ayuntamiento, Delegación Territorial de la Junta y Servicio Territorial de Agricultura.

Los tres sindicatos convocantes sí coinciden a la hora de definir los servicios mínimos decretados por el conjunto de las administraciones para la jornada de huelga como “muy duros”. De León se refiere, en especial, a los impuestos por el Gobierno regional en Educación y Sanidad, donde tendrán que estar presentes todo el cuerpo directivo en los centros escolares, por un lado, y los jefes de área, en los consultorios. La situación se incrementa, además, en el ámbito rural.

Los elevados servicios mínimos se repiten en la administración local, a juicio de los sindicatos. En el caso del Ayuntamiento de Salamanca, con la excepción de la Policía Local, que no se ve afectada por la huelga, el Consistorio ha aprobado la presencia de todos los directores de área. “La mayoría de los ayuntamientos han seguido el mismo camino que la Junta”, asegura el presidente provincial de CSI-F. En la Administración estatal, el ejemplo más claro es Topas, con el mismo personal que un día normal. Los jefes de área también trabajarán en la Tesorería General de la Seguridad Social.