La huelga de Auto Res reducirá mañana a cinco los viajes a Madrid

Conflicto laboral. Los sindicatos denuncian que la empresa sigue adelante con las “medidas restrictivas”. Hoy. El servicio discurrirá con plena normalidad con 23 autobuses a la capital de España y siete a Valladolid
J. R.

Las comunicaciones de Salamanca con Madrid y Valladolid se verán por segundo fin de semana consecutivo afectadas por la huelga de los trabajadores de Auto Res convocada por los sindicatos UGT y CCOO. El paro, que se efectuó ayer de forma parcial, entre las dos de la tarde y las diez de la noche, volverá a hacer estragos a la hora de planear mañana viajes hasta las capitales madrileña y vallisoletana. La huelga se interrumpirá, en cambio, hoy. Las rutas a Madrid y Valladolid funcionarán a pleno rendimiento con, respectivamente, 23 y siete autobuses. Los viajeros se encontrarán en las dársenas de la estación de autobuses de Salamanca la actividad habitual en un sábado. Los problemas regresarán mañana, cuando se reducirán a cinco los servicios con destino a Madrid y a dos los enlaces hasta Valladolid, según recoge la web de Auto Res.

La Consejería de Fomento decretó unos servicios mínimos del 25%. La huelga arrancó en el pasado fin de semana, coincidiendo con el puente del Primero de Mayo, sin incidentes, salvo algún problema subsanado con rapidez en las taquillas, y con el respaldo de la totalidad de la plantilla, según resaltan fuentes sindicales. La movilización de los empleados de la empresa de transportes se mantiene ante la inexistencia de avances en el diálogo con Auto Res. “De momento, no existen acercamientos”, expresan desde CCOO. “La empresa sigue con las medidas restrictivas, con los recortes y despidos objetivos anunciados”, añaden.

El malestar de la plantilla, que cuenta con medio centenar de trabajadores en Salamanca, explotó en las últimas semanas tras conocer la decisión de Auto Res de rescindir contratos de mozos, taquilleros y limpiadores, un total de catorce, para pasar los conductores a asumir sus funciones. Los paros se sucederán, si no se llega antes a un acuerdo, hasta el inicio de septiembre.