La hora del Atlético

PRIMER PASO HACIA EL DOBLETE. El conjunto colchonero se cita con la historia en una final a la que llega pletórico y con muchas opciones. QUINTA FINAL EUROPEA. Han pasado 24 años desde la última
AGENCIAS

El Atlético de Madrid disputará hoy ante el Fulham en Hamburgo su quinta final europea, 24 años después de haber jugado la última, en 1986, ante el Dinamo de Kiev, en la antigua Recopa de Europa. Además, intentará lograr un entorchado que no cuenta en su palmarés y quiere estrenarse en la primera edición de la Europa League, antes llamada Copa de la UEFA. La única final en la máxima competición continental que disputó el Atlético fue la de la Copa de Europa en la temporada 1973-1974. Los colchoneros se midieron al Bayern de Múnich después de que los Luis Aragonés, Irureta, Adelardo y compañía eliminaron a Galatasaray, Dinamo de Bucarest, Estrella Roja y Celtic de Glasgow en el camino al partido decisivo. La final, a partido único, acontecida el 15 de mayo de 1974 en el estadio de Heysel de Bruselas, terminó con empate a cero, por lo que se disputó la prórroga, en la que Luis Aragonés adelantó a los rojiblancos con un disparo de falta en el minuto 114. Sin embargo, Schwarzenbeck empató a un minuto del final y propició el partido de desempate, ya que entonces no se realizaba la tanda de penaltis. El desempate se disputó dos días después en el mismo estadio, donde finalmente se impuso el equipo alemán por 4-0 en la única final de la máxima competición europea decidida con un partido de desempate. Müller y Hoeness hicieron sendos dobletes que iniciaron una racha de tres títulos consecutivos para los de Múnich.

El Atlético de Madrid llega pletórico de fuerzas a este encuentro, con una plantilla con hambre de victoria y con las cosas claras sobre el terreno de juego. El conjunto de Quique Sánchez Flores ha crecido a lo largo de la temporada. Ha decidido en la puerta, cuenta con una sólida defensa y centro del campo, y en ataque la pareja que forman el argentino Agüero y el uruguayo Diego Forlán es pura dinamita. Entre los dos son capaces de decantar un encuentro por completo, como se han encargado de certificar tanto en la fase de clasificación como en las eliminatorias que han llevado a su equipo hasta esta ansiada final. En juego está la historia del Atlético y dar el primer paso para alcanzar el doblete.