La Hermandad del Silencio inicia su largo recorrido desde el barrio de Pizarrales

El Santísimo Cristo de la Vela y Nuestra Señora del Silencio realizaban su espectacular salida desde la iglesia de Jesús Obrero pasadas las cinco y pasean en largo recorrido por las calles de Salamanca

La procesión de la Hermadad del Silencio, la más larga de cuantas recorren Salamanca en Semana Santa, partía a las cinco de la tarde la iglesia de Jesús Obrero, en el barrio de Pizarrales. Esta Cofradía inició sus pasos en 1.986 y desde entonces ha ido cogiendo mayor protagonismo y su desfile cuenta con muchos fieles, no en vano desde el barrio de Pizarrales llega hasta el mismísimo corazón de la ciudad, para posteriormente regresar a Jesús Obrero. 

 

Como cada año el barrio se ha volcado cofradía, que fuertemente arraigada en la parroquia y barrio desde los primeros momentos.

 

El desfile ha comenzado con una salida espectacular de sus tres pasos: El Cristo de la Vela crucificado, que procede del Colegio de las Josefinas Trinitarias, a imagen de la Virgen del Silencio, cargada por mujeres, y que fue incorporada en 1990. Dos años antes se había incluido un paso alegórico portado por niños, llamado La Palabra de Dios.

 

Los hermanos visten hábito negro ceñido con cíngulo rojo, escapulario negro con el emblema de la hermandad bordado y capirote rojo.

 

La Hermandad del Silencio recorre las calles Carretera de Ledesma, Valverdón, Avenida Villamayor, Plaza de la Fuente, Abajo, Úrsulas, Bordadores, Plaza de Monterrey, Prior y Plaza Mayor. Posteriormente, regresarán a la iglesia por las calles Zamora, Plaza de los Bandos, Santa Teresa, Plaza de San Juan Bautista, Plaza de la Fuente, Avenida de Villamayor, Valverdón y Carretera de Ledesma.

Los hermanos portan el paso del Cristo de la Vela en la espectacular salida desde la iglesia de Jesús Obrero (Foto. T. Sánchez)
Ver album