La Hermandad de la Agonía estrena directiva esta Semana Santa

Julián Pérez Moneo (Foto: T. Navarro)

Julián Pérez Moneo como Hermano Mayor de la Agonía y Francisco Forteza como Hermano Mayor del Perdón, se han puesto al frente de la tradicional cofradía de la Pasión charra intentando adaptarse a los nuevos tiempos.

DOMINGO DE RAMOS (HERMANDAD DE NUESTRO PADRE JESUS DEL PERDÓN)

 

HORARIO: 19:00 Horas.  RR.MM. Bernardas

 

PASOS: Camino del Calvario (1988), Nuestro Padre Jesús del Perdón (Bernardo Pérez de Robles, S.XVII)

 

En el Acto del indulto participarán el Concejal de Cultura, Julio López Revuelta y el poeta José Manuel Ferreira.

 

JUEVES SANTO (SERAFICA HERMANDAD DE NAZARENOS DEL SANTISIMO CRISTO DE LA AGONíA)

 

HORARIO: 19:45 Horas. RR.MM. Ursulas.

La Seráfica Hermandad de Nazarenos del Santísimo Cristo de la Agonía y de Nuestro Padre Jesús del Perdón de Salamanca busca adaptarse a los nuevos tiempos y para ello ha estrenado directiva, Julián Pérez Moneo como Hermano Mayor de la Agonía y Francisco Forteza como Hermano Mayor del Perdón, se han puesto al frente de la tradicional cofradía de la Pasión charra, que en su día fue fundada por comerciantes, y que tiñen las tardes del Domingo de Ramos y del Jueves Santo de rojo y lila, respectivamente.

 

Tal y como explica Moneo, "ha sido un año difícil, con alguna baja, por lo que el objetivo es ir recuperando el número de hermanos que, por unas u otras razones, se han perdido y reconducir la hermandad". Hoy en día conforman la misma, alrededor de 450 personas. Además, añade, "queremos adaptarla a las nuevas tecnologías por lo que ya no se mandarán más cartas, todo irá vía Internet".

 

La patronal de comerciantes fundó esta cofradía en 1926 y es en ese mismo año cuando sale en procesión por las calles de Salamanca, por vez primera, con las imágenes del Cristo de la Agonía, la Dolorosa de las Agustinas y el grupo del Prendimiento. Se trata de una hermandad que llegó a gozar de gran prestigio en la ciudad.
 
La Seráfica Hermandad, no obstante, alcanza su momento más álgido en los años cuarenta. Momento en el que también se funda la hermandad filial a ésta, aunque independiente, del Perdón. También será durante estos años cuando quede la cofradía constituida casi tal y como la conocemos hoy en día, pues se decide encargar por aquel entonces los grupos escultóricos de El Prendimiento y de Jesús ante Pilatos; aunque, por otra parte y con la llegada de la profunda crisis que afectaría a gran parte de la Semana Santa salmantina. Sin embargo, la Seráfica Hermandad logra salvar el envite de esta crisis y resurge en sí misma encargando una nueva talla del Cristo de la Agonía.
 
Desde entonces, cada tarde de Jueves Santo, las puertas del Convento de las Úrsulas se abren para la salida de nazarenos de capirote morado quedando configurada la procesión de tal manera que desfilan un total de cuatro pasos entre el cortejo: el Santísimo Cristo de la Agonía, el grupo escultórico de Nuestro Padre Jesús en su Prendimiento, el misterio de Nuestro Padre Jesús ante Pilatos y una Virgen de los Dolores que recorren las calles del centro de la ciudad ante la gran expectación de los salmantinos, fieles y turistas que durante esos días llenan  la ciudad con sus visitas desde lugares de todo el mundo.