La Guardia Civil inmoviliza más de 47.000 kilos de alimentos de origen ilegal

La Guardia Civil ha llevado a cabo de cara al consumo de Navidad una campaña de inspecciones en todo el territorio nacional para el control del comercio y distribución ilegal de productos alimenticios, en la que se han intervenido e inmovilizado más de 47.000 kilos de alimentos y otros productos de consumo habitual en estas fiestas.

El objetivo principal ha sido detectar la falsificación de etiquetados y denominaciones de origen, la adulteración y venta de productos caducados o en mal estado, así como el transporte, distribución y almacenaje de alimentos sin control sanitario o sin respetar otros requisitos legales.

 

Con esta campaña se pretende concienciar a distribuidores y comerciantes de la necesidad de observar el cumplimiento de la normativa europea en materia de seguridad alimentaria, así como al consumidor para que preste atención a los etiquetados y la calidad de los productos que adquiere.

 

La denominada operación Opson, dirigida por Interpol en colaboración con Europol, se ha llevado a cabo en un total de 30 países, entre los que destaca la participación de China, Bangladesh o India. En nuestro país la Guardia Civil ha llevado a cabo 2.223 inspecciones de locales dedicados a la venta de productos alimenticios, establecimientos hosteleros, tiendas y almacenes de alimentación, en los que se han denunciado 1.367 infracciones a la normativa alimentaria marcada por la Unión Europea. También han sido detenidas 4 personas e imputadas otras 7.

 

Las tres líneas de actuación en las que se ha trabajado se han dirigido a los controles de entrada de productos alimenticios a través de las aduanas españolas, por parte del Servicio Fiscal; el control del transporte de los mismos por cualquier vía, por parte de las unidades de Seguridad Ciudadana; así como las inspecciones de los establecimientos dedicados al comercio de los productos procedentes de los centros de distribución, en donde han tenido un papel determinante las unidades del Seprona.

 

Las infracciones más comunes que se han detectado son la manipulación o carencia de etiquetados, la manipulación de las fechas de caducidad de los productos, el transporte o manipulación de alimentos sin control sanitario, la venta de pescado inmaduro y la conservación de carne o marisco en almacenes clandestinos sin mantener la cadena de frío o con falta de trazabilidad.

 

Champán francés y caviar iraní falsos

 

También se han detectado falsificaciones de las denominaciones de origen en productos como licores, champán o caviar. Se han intervenido 500 botellas de champán de baja calidad que iba a ser comercializado con falsa denominación de origen de champán francés, por lo que han sido imputadas 6 personas. Asimismo, se ha imputado a otra persona por la venta de 500 kilos de caviar común que hicieron pasar por caviar iraní.

 

Los resultados de esta operación en nuestro país han sido los siguientes:

Número de detenidos: 4

Número de imputados: 7

Inspecciones: 2223

Infracciones administrativas denunciadas: 1367

25.000 kilos de carne intervenida

500 botellas de champán intervenidas

16.600 litros de licor

5.300 kilos de marisco

1.500 de pescado

 

En este dispositivo especial han participado un total de 8.000 efectivos de la Guardia Civil, pertenecientes al Seprona, Policía Judicial, Servicio Fiscal y Seguridad Ciudadana. Han colaborado las Consejerías de Sanidad, la Dirección General de la Industria Alimentaria del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición,  así como otros organismos reguladores de la alimentación encargados de aplicación de la  ley.