La Guardia Civil detiene en Dúrcal (Granada) a un joven y un menor acusados del hurto de 8.000 euros en joyas

Engañaron a una menor de doce años para que les abriera la puerta de su casa y les enseñara dónde guardaba su padre las joyas


GRANADA, 18 (EUROPA PRESS)

La Guardia Civil ha detenido en Dúrcal (Granada) a dos jóvenes, de 21 y 17 años, como presuntos autores del hurto de joyas valoradas en más de 8.000 euros. También ha sido puesto a disposición judicial el propietario del establecimiento de compra-venta de oro en donde los detenidos supuestamente vendieron las joyas sustraídas, un hombre de 59 años, en calidad de imputado no detenido por un presunto delito de receptación.

Según informa la Guardia Civil en un comunicado, la actuación se inició después de que dos vecinos de Dúrcal denunciaran el 8 de diciembre que les habían sustraído en sus domicilios joyas, pero que los autores no habían forzado ni roto nada para entrar.

Los agentes averiguaron que los dos jóvenes engañaron a la hija de uno de los denunciantes, una menor de 12 años, para que les abriera la puerta y les dijera dónde guardaban las joyas sus familiares, de ahí que no hubiera nada forzado. También supieron que vendieron las joyas en un establecimiento granadino de compra-venta de oro y que el propietario "les compró las joyas sin hacer pregunta alguna, ni exigirles documentos personales, ni les expidió tampoco factura, ni tampoco esperó el tiempo estipulado legalmente antes de fundirlas".

Finalmente, la Guardia Civil ha interrogado al propietario del establecimiento de compra-venta de oro, que ha reconocido que les compró las joyas a los detenidos y que las ha fundido sin esperar el tiempo legalmente establecido, evitando así que puedan ser recuperadas por su propietario.

Los agentes también han inspeccionado los libros de registro de la joyería y han encontrado anotaciones de alguna de las joyas sustraídas, pero no de todas, como es preceptivo, "presumiblemente con la intención de ocultar su compra", añade la Benemérita.

Por todo ello la Guardia Civil le ha imputado al propietario del establecimiento la autoría de un presunto delito de receptación de objetos robados. Los dos jóvenes detenidos fueron puestos en libertar tras declarar en el Puesto de la Guardia Civil de Dúrcal.