La Guardia Civil desarticula un grupo especializado en delitos contra el patrimonio al sur de Salamanca

Cometieron una veintena de delitos en las localidades de Santibáñez de Béjar, Guijuelo, Los Santos, Vallejera, El Cerro, Puerto de Béjar y Herguijuela de la Sierra.

Efectivos de la Guardia Civil iniciaron en el mes de octubre de 2012 una serie de investigaciones tendentes al esclarecimiento de múltiples robos perpetrados la provincia de Cáceres.

 

Las pesquisas de los agentes sirvieron para determinar que se trata de un grupo de delincuencia organizada que opera en el norte de la provincia de Cáceres, el sur de la provincia de Salamanca (de entre más de una veintena de delitos, destacan los cometidos en las localidades de Santibáñez de Béjar, Guijuelo, Los Santos, Vallejera, El Cerro, Puerto de Béjar y Herguijuela de la Sierra)  y el oeste de la provincia de Ávila, activando lo que se va a denominar la “Operación Bahondo”, orientada a la desarticulación de una red dedicada a los robos con fuerza en las cosas y que destaca por la violencia empleada en los inmuebles asaltados.

 

La cautela y recelo con la que actuaban sus integrantes dificultó en gran medida la operación, no pudiendo ser explotada hasta la mañana del día 2 de mayo, siendo necesario para su desarrollo la participación de 80 agentes de las diferentes Unidades de la Comandancia de la Guardia Civil de Cáceres, coordinados y dirigidos por la Jefatura de Operaciones.

 

En el desarrollo de la operación se ha procedido a realizar cuatro registros domiciliarios simultáneos en diferentes localidades de la provincia cacereña: uno en el barrio de “Aldea Moret” de Cáceres, dos en la zona de “La Data” de Plasencia y el último en la localidad de Galisteo (Cáceres).

 

Tras sorprender a sus moradores, la Guardia Civil ha conseguido recuperar un gran número de efectos, procedentes todos ellos de los robos cometidos: una escopeta sustraída en la localidad de Malpartida de Plasencia en el año 2011, bienes muebles, electrodomésticos, maquinaria y herramientas agrícola y de construcción, motores o quads entre otros. Para el traslado del material han sido necesarios varios camiones y furgonetas, quedando depositado todo ello en un almacén, donde sus legítimos propietarios pueden recuperarlos, presentando la denuncia formulada en su día.

 

En total la Guardia Civil ha llevado a cabo la detención de ocho personas (6 hombres y 2 mujeres, todos de nacionalidad española), cinco en Plasencia (Cáceres), dos en Cáceres, y una en Galisteo (Cáceres), considerándolas autoras de más de una centena de delitos contra el Patrimonio ocurridos en los últimos meses y otro de tenencia ilícita de armas.

   

De los detenidos, sorprende el amplio historial en delitos contra el Patrimonio, destacando la participación del clan familiar detenido en el marco de la Operación “Serranos” desarrollada por la Guardia Civil en abril de 2012, en el que detuvieron a tres personas que habían intervenido en casi medio centenar de robos perpetrados en una veintena de localidades del norte de la Provincia de Cáceres y que actuaba principalmente en los valles del Alagón y el Ambroz, y en el que la Guardia Civil consiguió recuperar multitud de efectos sustraídos.

 

Al igual que en la Operación “Serranos”, con la operación “Bahondo”, la Guardia Civil ha conseguido erradicar una importante banda y esclarecer múltiples robos con fuerza en las cosas, robos destacados por la contundencia con la se cometían, ocasionando cuantiosos daños que superaban muchas veces el valor de lo sustraído.