La Guardia Civil desarticula en Águilas (Murcia) una red internacional de tráfico de cocaína

Droga
Detienen a doce personas e incautan ocho kilos de cocaína además de otros efectos como armas, dinero y documentación


MURCIA, 18 (EUROPA PRESS)

La Guardia Civil de la Región de Murcia ha desarrollado, entre los meses de junio a diciembre y en las provincias de Murcia, Almería, Alicante y Madrid, la denominada 'Operación Bocacalle', la cual ha culminado con la desarticulación de un grupo criminal internacional de tráfico de cocaína, la detención de doce personas y la incautación de ocho kilos de cocaína, además de otros efectos como armas, dinero, documentación y útiles relacionados con la manipulación y venta de droga.

Las actuaciones se iniciaron en el mes de junio de 2012, cuando la Guardia Civil de Murcia tuvo noticia de un grupo criminal perfectamente organizado y jerarquizado, asentado en la población de Águilas (Murcia) y con ramificaciones en las provincias de Alicante, Almería y Madrid, que presuntamente se dedicaba a la comisión de delitos relacionados con el tráfico de drogas, especialmente la cocaína líquida, de elevada pureza y enorme valor en el mercado negro.

El grupo criminal, que operaba cómo un auténtico "cártel" hispano integrado por miembros de diversas nacionalidades -bolivianos, colombianos, brasileños y españoles-, estaba perfectamente organizado y jerarquizado, y adoptaba diversas medidas de seguridad para evitar ser detectados por los investigadores, según han informado fuentes de la Guardia Civil en comunicado de prensa.

Mantenía una novedosa estructura horizontal, opaca y difícil de desentrañar, siendo muy escrupulosos y desconfiados a la hora de elegir a sus colaboradores, y no dudaban en recurrir a la extorsión, la violencia y el control exhaustivo de todos ellos, utilizando técnicas mafiosas importadas de los cárteres de "narcos" sudamericanos.

En el grupo criminal cada cual desempeña un rol concreto, conforme a su figura dentro de la organización como el 'Presentador' o 'Entrenador', que la persona que captaba a los viajeros o 'Muleros' que eran enviados a Sudamérica, seleccionando minuciosamente a los candidatos en Águilas tras convencerlos para viajar y ser capaces de introducir droga en España. Llegaban a "adecentarlos", proporcionándoles ropa nueva y dotándolos de un aspecto que no levantara las sospechas de los agentes encargados del control del tráfico aéreo.

Eran los encargados de hacer la 'Prueba' a los viajeros, que consistía en tragarse varias decenas de preservativos llenos de agua y controlar el tiempo que tardan en expulsarlos del organismo, debiendo superar las 15 horas para asegurar la larga travesía aérea transoceánica y el viaje en carretera desde Barajas hasta la localidad de Águilas.

El 'Mulero' era la persona que, a cambio de varios miles de euros, viajaba a Sudamérica para ingerir droga líquida o sólida en pequeños trozos, o bien ocultarla en su equipaje o vestimenta. Podía ir, según el argot, 'Enfajado' (forma de ocultar la droga adherida en láminas al cuerpo, como una segunda piel) o 'Tragado' (ingiriendo la droga liquida o sólida para luego ser expulsada).

En la operación policial se han interceptado tres muleros, dos 'Tragados' y uno 'Enfajado'. En el primer caso, ocurrido en septiembre, uno de los detenidos, de nacionalidad boliviana, fue interceptado por la Guardia Civil en la terminal T4 de Barajas, en un vuelo procedente de Lima (Perú), cuando portaba ocultos en el interior de su estómago, 26 preservativos conteniendo más de un kilogramo de cocaína liquida pura.

EL COCINERO Y EL MACHACA

El 'Cocinero' era la persona que sabe manipular la droga para transformarla hasta que es apta para el consumo. Tal tarea la realiza en los llamados "laboratorios", ocultos en los domicilios registrados tanto en Águilas como en Alicante, donde se han intervenido prensas, sustancia de corte para adulterar la pureza de la cocaína y aumentar su peso.

Entre las sustancias intervenidas destaca la cocaína líquida, la cual necesita que el "cocinero" le añada un "reactivo químico secreto" para cada organización sin el cual no es posible transformarla en la cocaína al uso. Con ello se intenta que, en el caso de serle sustraída por otro grupo (actividad frecuente), no puedan transformarla en cocaína sólida, en polvo, para ser consumida.

Por último el 'Machaca' era la persona que colabora con gestiones de menor importancia, pero que son arriesgadas, dado que son los encargados de tareas como enviar dinero desde los locutorios, compran los pasajes de avión para los muleros, alojarlos en hoteles y desplazarlos en sus propios vehículos, exponiéndose con todo ello a ser identificados y detenidos con mayor facilidad que los presentadores, jefes, o cocineros.

El grupo criminal desarticulado, reclutaba a los "muleros" en Águilas, los cuales eran trasladados por los "machacas" hasta Madrid, donde eran recibidos por otros miembros de la organización que los mantenían alojados en un hotel de la capital hasta que eran embarcados en un vuelo con destino Perú, Argentina o Colombia.

Una vez en el aeropuerto de destino, eran de nuevo alojados durante un tiempo prudencial en un hotel, recibiendo un flujo constante de dinero a través de envíos desde locutorios de Águilas y Alicante para asegurar una holgada estancia. No obstante, se mantenía un estricto control sobre los mismos hasta que "tragaban" la cocaína y eran embarcados con destino Barajas, donde eran nuevamente recibidos por miembros del grupo e inmediatamente trasladados por carretera hasta Águilas, donde debían entregar la droga una vez expulsada de su organismo.

Una vez finalizada la operación policial, se considera totalmente desarticulada y desactivada la peligrosa red delictiva, según explican las mismas fuentes.

OPERACIÓN DIVIDIDA EN VARIAS FASES Y CIUDADES

En septiembre se produjo la detención de un mulero boliviano en Barajas, interceptando 1.300 grs. cocaína liquida pura procedente Perú, así como a tres personas en Águilas, y aprehensión de 410 grs. de cocaína liquida pura procedente de Argentina, y que la organización había introducido por vía aérea.

Los autores, en una intensa operación policial que culminó en las calles de Águilas, donde fueron interceptados y detenidos por agentes de la Guardia Civil y Policía Local.

En octubre se detuvo en Barajas de un súbdito español, al que se le intervinieron, "enfajados" entre sus vestimentas, casi 7 kilogramos de cocaína pura procedente de Colombia.

También se realizaron cuatro entradas y registros domiciliarios en las localidades de Águilas, Pulpí y Alicante, donde se practicaron el resto de detenciones, hasta un total de DOCE, y donde residían tanto los cabecillas del grupo criminal como el resto de colaboradores.

En los registros fueron incautados, además de material relacionado con la manipulación y venta de droga, sustancias de corte, básculas de precisión, prensas para compactar la cocaína, varios miles de euros, armas, munición, además de casi medio kilogramo de cocaína y otro tanto de marihuana seca dispuesta para la venta.

MILES DE DOSIS DE DROGA RETIRADAS DEL MERCADO

Con la incautación de los ocho kilogramos de cocaína pura, valorados en más de 400.000 euros, se ha conseguido su retirada del "menudeo", es decir, de la venta directa de varios miles de dosis a consumidores habituales, lo que supondría unos pingues beneficios para la organización criminal, que hubieran superado con creces el millón de euros, según la Benemérita.

A los detenidos se les imputan los delitos de tráfico de drogas y pertenencia a grupo criminal.

Los detenidos han sido puestos a disposición judicial en el Juzgado de Instrucción nº 2 de los de Lorca (Murcia), encontrándose en prisión provisional la mayor parte de ellos.