La Guardia Civil 'caza' a la banda que robó 853 jamones de una fábrica de Guijuelo en noviembre del año pasado

El valor de las piezas sustraídas en la industria chacinera rozaba los 130.000 euros

La Comandancia de la Guardia Civil de Salamanca, en coordinación con la Comandancia de Ávila, han desarticulado en Madrid, tras un robo de jamones en Guijuelo, una organización criminal que tenía como actividad principal los robos en naves industriales y la sustracción de vehículos, con la detención se siete personas y la imputación de otras dos.

La desarticulación se ha llevado a cabo el martes y el miércoles en los barrios madrileños de Orcasur y Butarque, como fruto de una operación llevada a cabo por la Comandancia de la Guardia Civil de Salamanca, en coordinación con la Comandancia de Ávila.

Las investigaciones de la denominada 'operación Tradición' e iniciaron de forma coordinada por los Equipos de Patrimonio de las Unidades Orgánicas de Policía Judicial de la Guardia Civil de Salamanca y Ávila, a raíz de la comisión de diversos hechos delictivos entre los días 25 y 28 de noviembre de 2011, uno de ellos el robo con fuerza en una empresa chacinera de la localidad salmantina de Guijuelo, de donde fueron sustraídos 853 jamones ibéricos valorados en 129.000 euros.

Horas después, fue localizada por el Subsector de Tráfico de Ávila, en el término municipal de Narros del Castillo, una furgoneta con matrículas dobladas y con parte de los jamones sustraídos en Guijuelo.

El robo de dicha furgoneta había sido denunciado en agosto en Madrid, ya que el vehículo era utilizado por la organización para el traslado de los efectos que sustraían en sus actuaciones, que después fueron localizados otros dos vehículos, también robados, con los cuales los autores del robo pretendían retirar el resto de los jamones.

Así, se ha llegado a identificar a todos los miembros de la organización criminal, cuya base de operaciones se encontraba situada en el barrio madrileño de Orcasur, desde donde este grupo criminal partía para cometer hechos delictivos en Madrid, Toledo y Salamanca.

La operación policial, bajo la dirección del Juzgado de Instrucción número 2 de Béjar, permitió determinar la estructura que configuraba esta organización, articulada en varios niveles con un varón de 44 años, identificado como J.A.V.T, como cabecilla, pues era quien planeaba los robos a cometer, para después guardar la mercancía robada y venderla posteriormente, siendo un grupo de cinco personas los encargados de cometer los hechos delictivos.

El resto de detenidos por parte del Equipo de Patrimonio de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Comandancia de Salamanca responden a las iniciales J.C.G, de 24 años; A.L.G, de 23; R.V.I, de 21; J.M.M, de 25; J.P.H, de 24; y S.T.H, de 39 años, detenidos todos ellos .

El Equipo de Patrimonio de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de Ávila, por su parte, detuvo el día 21 a los ciudadanos de origen norteafricano S.F.E.M, de 23 años, y M.E.B, de 22, los cuales están relacionan, según fuentes policiales, con los vehículos utilizados para el trasporte de los jamones.

IMPLICADOS EN SEIS ROBOS

A los integrantes de esta organización criminal se les imputan seis delitos de robo con fuerza en las cosas, cuatro de sustracción de vehículo, dos de falsificación documental, un delito de pertenencia a organización criminal y varios delitos de hurto, aún por determinar a la espera de establecer la procedencia de parte del materia aprehendido.

Según la Guardia Civil, preparaban sus actuaciones de forma meticulosa, y las placas falsas con las que circulaba la furgoneta coincidían con las auténticas de otro vehículo similar perteneciente a una empresa del gremio con lo cual dificultaban su detección durante el transporte.

En las entradas y registros practicados ha intervenido personal del GRS número 1, con sede en Valdemoro, y se ha contado con el apoyo de la Comandancia de Madrid.