La Gran Vía adopta semáforos para regular el paso de peatones frente a los juzgados

El semáforo que se acaba de instalar.

Instalados semáforos en el penúltimo paso de peatones de la Gran Vía. Regularán un punto crítico del tráfico por la doble fila escolar y la afluencia de niños y padres a un colegio cercano.

El penúltimo paso de peatones de la Gran Vía va a estar regulado en breve por semáforo, una medida taxativa en un punto complicado de la circulación por la segunda fila escolar, la afluencia de vehículos a determinadas horas y la cercanía de un colegio y un juzgado. Todo ello ha recomendado la instalación de semáforos en este paso de cebra, que ya están puestos a la espera de su puesta en funcionamiento.

 

De este modo, la Gran Vía tendrá ahora un único paso de peatones sin semáforo en todo su trayecto; es precisamente el último, en el extremo de la avenida, a la altura de la plaza del Concilio de Trento. El resto estarán todos regulados por semáforo una vez se pongan en funcionamiento los que se han puesto entre la calle Marquesa de Almarza y la calle Caldereros, uno en cada sentido de circulación.

 

Este punto es uno de los más conflictivos del tráfico en el centro de Salamanca. La presencia de un colegio genera un importante tránsito de niños y padres, también problemas con la segunda fila escolar, tolerada y que alcanza decenas de metros en las horas de entrada y salida del centro escolar. También tiene afluencia por ser el acceso a los juzgados y como salida del centro histórico hacia las circunvalaciones y hacia el paseo de Canalejas.