La FundaciĂłn Luna denuncia la muerte de 9 galgos por motivos que se desconocen

Cuatro de ellos presentaban signos de haber sido ahorcados, segĂşn seĂąala la propia asociaciĂłn

La FundaciĂłn Luna para la protecciĂłn de animales abandonados, necesitados o maltratados ha denunciado la apariciĂłn de 9 galgos muertos en la localidad salmantina de Arapiles. Un miembro de la asociaciĂłn encontrĂł el pasado 3 de enero el cadĂĄver de cuatro animales mientras paseaba con sus perros, con signos de haber sido ahorcados, segĂşn seĂąalan en un comunicado.

Al día siguiente, el 4 de enero, dos miembros del Patronato de esta fundación se desplazaron hasta la localidad de Arapiles junto a miembros del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona), descubriendo que en el punto indicado por el voluntario “había un total de 9 cadáveres de galgos: 7 hembras (Alba, Espléndida, Benita, Barbi, Rusa, Saeta y Diana), un macho (Fauno) y un galgo más cuyos datos se desconocen por su avanzado estado de descomposición”.

De los animales encontrados, “siete no llevaban muertos más de una semana, uno llevaría cerca de un mes y el último, por lo menos tres meses. Ocho de ellos tenían microchip (por eso se conocen sus nombres) y solo uno fue dado de baja por ‘muerte accidental’”, denuncian desde la asociación.

El Seprona ha identificado al dueño de los animales que es el mismo en siete de los casos que ha analizado la Fundación. “Aunque todos tenían cuerdas en el cuello, había indicios de que habían sido envenenados y que las cuerdas se utilizaron para sacarlos y arrastrarlos desde el vehículo donde los llevaron”, denuncian desde la asociación.

“El propietario común en siete de los galgos es un criador y cazador que se dedica a la caza con galgos y que participa regularmente en el Campeonato de España de caza con galgo, con domicilio en la ciudad de Salamanca y cuyas iniciales son A.M.P.”, destacan.

Según ha indicado, a los animales “los ha matado un veterinario mediante inyección, sin dar ningún motivo de por qué lo ha hecho. Simplemente, ha respondido ‘porque sí’”. Ya hay una denuncia puesta por cada uno de los animales, “aunque lamentablemente sólo se le impondrá una sanción administrativa por no haberlos dado de baja en el Registro de Animales de Compañía de la Junta de Castilla y León, así como por haberlos enterrado en un lugar no autorizado para este fin”.

Desde Fundación Luna “vamos realizar un estricto seguimiento para verificar que esta sanción llega a término y vamos a pedir toda la documentación relacionada con ese sacrificio, para comprobar si ciertamente ha sido así, como medida complementaria a las medidas que nosotros ya habíamos emprendido para verificarlo”, concluyen.