La Fiscalía mantiene la pena de libertad vigilada para una joven por fingir una violación

Juicio. La víctima, denunciada en agosto de 2009 por agredir sexualmente a la imputada, aportó un parte psicológico para demostrar el daño moral sufrido
E.G.

El Ministerio Público mantuvo ayer, tras la celebración de la vista oral, la petición de 15 meses de libertad vigilada para una joven de 18 años, acusada de una denuncia falsa. Presuntamente, la imputada fingió una violación para acusar a un joven, con el que al parecer mantenía una relación y cuya causa quedó archivada.

Durante la vista, celebrada ayer en el Juzgado de Menores –cuando la joven denunció era menor de edad, tenía 17 años– la imputada negó haberle mandado mensajes al móvil a la víctima, después de que le denunciara por la presunta violación, en el que le pedía que no la dejara tras declarar en su contra. Además, reconoció que el día de la detención ambos estuvieron juntos.

Por su parte, la víctima presentó un parte psicológico donde consta que el joven sufre una depresión desde que le detuvieron por los hechos, además de crisis de ansiedad por sentirse señalado en el municipio donde reside, en Béjar.

En las conclusiones, el Ministerio Público mantuvo la petición de 15 meses de libertad vigilada para la joven, mientras que la acusación particular elevó la pena a 24 meses de libertad vigilada, además de 12.000 euros por los daños morales. También solicita que durante el tiempo que permanezca en libertad vigilada sea reeducada en un centro.

Los hechos que han dado lugar a este juicio se remontan a agosto de 2009 cuando la imputada acusó a la víctima de haberla violado en un portal de la calle Mayor de Béjar. Tras un año en fase de instrucción, el juez encargado de la causa la archivó al considerar que no había pruebas suficientes para acusar al joven de un delito de agresión sexual. El magistrado basó esta decisión en las contradicciones existentes en las declaraciones de la víctima y en los informes forenses, los cuales indicaban que la joven no presentaba restos de semen, ni lesiones en el cuerpo, fruto de una relación sexual no consentida. El abogado de la joven presentó un recurso ante la Audiencia, que fue rechazado por el Alto Tribunal en octubre del pasado año.